Viajar En Tren Embarazada

Viajar En Tren Embarazada - sana y hermosa

Precauciones Al Viajar En Tren Estando Embarazada

Viajar siempre es un aliciente para pasarla bien, salirnos de nuestra rutina y en la mayoría de los casos descansar. Sin embargo, cuando se está embarazada se deben de tomar precauciones de vital importancia para asegurar la comodidad de embarazada, pero sobre todo de la salud de ella y de su bebé.

Viajar en tren es divertido, es una experiencia diferente del resto de los transportes y se queda a en el recuerdo de los niños; para una embarazada también debe de ser un recuerdo bonito. Por ello, te dejo los siguientes consejos si vas a viajar en tren embarazada.

 

Si viajas en tren será de vital importancia que consideres antes de subirte:

  • Que ya tienes autorización por escrito de tu ginecólogo para poder viajar y soportar el bamboleo del tren.
  • Si el tren cuenta con “carro o vagón comedor” si es así, consume líquidos constantemente y procura comer bien, sentada y cómoda. Si no cuenta con ese vagón, entonces hazte de un buen maletín con comida que contenga galletas, pan o barras de cereal, agua embotellada o jugos de frutas; todos ellos con cantidades muy bajas de sodio.
  • Evita la comida cruda, procura que todo esté cocinado y que se pueda consumir frio. De preferencia que esté hecho en casa y no comprado de una tienda.
  • Si viajas de noche y existe la posibilidad de adquirir “una cama privada”, solicítala, te sentirás mucho mejor cuando llegues a tu destino.
  • Acude constantemente al baño.
  • Camina al menos 10 minutos cada hora si vas sentada y no cuentas con una habitación privada.
  • Procura que el aire te pegue en la cara de vez en cuando, evitarás marearte y refrescarás tu rostro e ideas.
  • Si tus pies se hinchan consume agua embotellada y levanta las piernas, de ser posible.
  • Lleva ropa cómoda de preferencia de algodón y evita la ropa que se ajuste en tu cintura con botones, prefiere la que tiene resorte.
  • Lleva zapatos cómodos que no sean de tacón, caminar entre los vagones de un tren puede ser peligroso con tacones ya que puedes perder el equilibrio y tener un fuerte accidente.
  • Nunca camines sola en un tren en movimiento, procura siempre ir acompañada o pide te acompañe el guardia del vagón en el que te encuentras.

 

Como precaución extra toma en cuenta que debes de llevar los datos de tu médico a la mano, preferentemente su número telefónico o celular; y todos los papeles de tu seguro por si se presentara alguna situación que requiera que visites algún hospital durante tu viaje.

 

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente L.

Mtra. Consultora en Imagen Pública e Influencer

 

No dejes de leer:

Destinos Vacacionales: Consejos Para Embarazadas

Viajes Durante El Embarazo

El Cinturón De Seguridad Del Automóvil Y Su Embarazo

Viajes En Avión Para Embarazadas

Viajes En Avión Para Embarazadas

viajes-en-avion-para-embarazadas-sana-y-hermosa-

Precauciones Al Viajar En Avión Estando Embarazada

Si ya tienes tus boletos de avión y casi lista tu maleta es porque tu ginecólogo ya te ha dado por escrito luz verde para que viajes. Pero si tu médico no tiene idea de que piensa viajar, es muy importante que acudas a revisión antes de cerrar tu maleta.

Los viajes en avión para embarazadas requieren de un cuidado especial antes del viaje, durante y después, ya que el cuerpo se somete a presiones que no estamos acostumbrados y en un embarazo hay que tomar precauciones extras.

Si vas a viajar por avión deberás de tomar en cuenta que:

  • La mayoría de las aerolíneas te harán firmar un documento en donde tu sola te haces responsable de lo que pueda suceder durante el viaje y excluyes de toda obligación a la línea aérea.
  • Es muy probable que no te permitan subir si no cuentas con aprobación escrita de tu ginecólogo. Lleva dos copias ya que se quedarán con una a tu salida y otra a tu regreso.
  • Que la mayoría de las aerolíneas solo permiten viajar a las mujeres que tengan 35 semanas de gestación o menos.

 

Evita los siguientes puntos al viajar en avión durante el embarazo:

  • Evita volar si tienes problemas de placenta, de sospecha de un parto prematuro o estás embarazada de más de un bebé.
  • Evita los vuelos que crucen países grandes, vayan de un continente a otro o que lo crucen de un lado a otro. No solo por el cansancio, sino que los niveles de oxígeno son menores debido a las grandes alturas en los que se viaja por lo que tu bebé recibirá menos oxigeno debido a la aceleración cardiaca que experimentarán él y tú.
  • Evita los cacahuates y todo tipo de botana que tenga sal en exceso. Si en vez de botanita te ofrecen un refrigerio pregunta por el que tenga menos sodio o más frutas y verduras. Algunas aerolíneas pueden consentirte y darte la oportunidad de elegir tu menú antes de subirte al avión, elige el más sano y bajo en sodio.
  • Evita pasar por los portales de rayos X, aunque se dice que son muy seguros, no estás obligada a pasar por debajo de ellos, pero sí a que te revisen.

 

Sigue estos consejos si estás embarazada y vas a viajar en avión:

  • Solicita te den un asiento en pasillo (generalmente te lo dan sin pedirlo), para que puedas levantarte constantemente a caminar y a ir al baño.
  • Camina unos 10 mns cada hora (o más)
  • Pide agua embotellada continuamente para que te mantengas hidratada, se sentirás mejor.
  • Si ya estás hinchada por el embarazo o eres de las que se hinchan, aunque no estén embarazadas procura llevar ropa cómoda y suelta, zapatos o tenis que no estén muy ajustados.
  • Procura que la ropa en tu cintura se ajuste con resorte y no con botones.
  • No lleves zapatos de tacón y menos de “tiritas”.
  • La ropa de algodón puede ayudarte a sentirte más cómoda en caso de que transpires demasiado.
  • No te quites el cinturón de seguridad, excepto, claro, para levantarte a caminar o ir al baño, una vez que regreses póntelo inmediatamente estés o no embarazada, hazlo también con tu familia.
  • Una vez en tu destino procura tener muchas horas de sueño y descansar lo más posible, no te presiones para lograr metas en paseos o compras, date tu tiempo, importa más la salud de tu bebé y la tuya.

 

Como precaución extra toma en cuenta que debes de llevar los datos de tu médico a la mano, preferentemente su número telefónico o celular; y todos los papeles de tu seguro por si se presentara alguna situación que requiera que visites algún hospital durante tu viaje.

 

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente L.

Mtra. Consultora en Imagen Pública e Influencer

 

No dejes de leer:

Destinos Vacacionales: Consejos Para Embarazadas

Viajes Durante El Embarazo

El Cinturón De Seguridad Del Automóvil Y Su Embarazo 

Viajes En Tren Para Embarazadas

Embarazo Y Productos Químicos En Casa

Embarazo Y Productos Químicos En Casa - sana y hermosa

Muchas personas ven el estar embarazada como el que las embarazadas tendrían que vivir en una burbuja  los próximos nueve meses. Sin embargo, no es necesario. Una embarazada deberá de tener mucho cuidado durante todo su embarazo pero no al grado de no mover un dedo o tener que contratar a alguien que haga las cosas por ella las 24 horas. Dentro de nuestras casa encontramos productos químicos que son de uso constante y no somos conscientes de lo peligrosos que pueden llegar a ser. Afortunadamente, la mayoría de los productos peligrosos nos avisan de su toxicidad con símbolos fáciles de identificar.

Sin embargo, productos como el cloro que se usa todos los días como desinfectante casero puede llegar a ser incomodo o peligroso. No existen muchos estudios que informen qué productos pueden ser dañinos durante el embarazo, ya sea para la mamá o que causen malformaciones en el bebé (aunque se sospecha de algunos productos insecticidas). Pero, y precisamente por esta falta de información es necesario tomar precauciones ya que todos los días probamos productos para el mejoramiento de la limpieza en casa, la eliminación de insectos o pinturas para mejorar el aspecto de nuestro entorno. Y no sabemos qué contienen. Tal es el caso de las pinturas que contenían plomo, muy dañino para nuestra salud. Se eliminó el plomo de las pinturas y surgieron nuevos productos para pintar casas, pero resultó que algunos contienen mercurio, igualmente dañino para el ser humano.

Por ello te presentamos algunos consejos básicos para que tomes en cuenta respecto al manejo de productos químicos que usas regularmente en casa.

  • Lo ideal es que utilices guantes de plástico para que tu piel no toque ningún producto que pueda llegar a ser absorbido por tu piel, o que te genere un daño, una dermatitis o alergia.
  • Algunos productos tienen olor fuerte o desagradable. Puede ser que llegues a marearte o te provoquen nauseas, procura tener el área ventilada cuando los utilices.
  • Si el producto que usas genera vapores o humo será mejor que tengas abiertas las ventanas, mantengas una buena ventilación o evites usarlo al menos durante tu embarazo.
  • Ten mucho cuidado con los aerosoles ya que algunos dejan residuos en el ambiente que puedes inhalar. Procura que el mismo producto lo puedas usar en vaporizadores de bombeo.
  • Algunos productos de limpieza en seco o los del horno incluyen etiquetas que indican el grado toxico al que pertenecen. Evita usarlos si al leerlos dice “producto tóxico”.
  • Independientemente de que estés embarazada o no, evita mezclar productos con cloro y amoniaco ya que pueden ser mortales.
  • Si decides fumigar tu casa o lugar de trabajo, justo durante tu embarazo, evita permanecer en el lugar por lo menos 1 o 2 días y después de este tiempo procura mantener una excelente ventilación durante el mayor tiempo posible. Antes de fumigar procura que los armarios y las superficies de la cocina estén cubiertos para evitar contaminarlos. Pide ayuda para que alguien más sea quien limpie después de fumigar. Por ningún motivo deberás de tocar nada que haya sido expuesto al insecticida. Si por alguna razón estuviste expuesta brevemente a los componentes químicos de la fumigación, no corres ningún peligro pero coméntalo con tu ginecólogo para mayor seguridad.
  • Si buscas una distracción durante tu embarazo, que no sea la de pintar la habitación del bebé ya que el olor a pintura puede provocar dolores de cabeza, mareos, náuseas y hasta vómitos; además de si consideramos el riesgo potencial de subirse a una escalera y caerse de ella por los síntomas antes mencionados o simplemente por la falta de equilibrio que genera el llevar peso extra dentro de tu cuerpo.
  • Si la decoración del cuarto del bebé incluye lijar paredes o el uso de pinturas deberás de estar fuera de tu hogar al menos un día; independientemente de que te encuentres en casa o no, se deberán de hacer todas las labores de remodelación con las ventanas abiertas el mayor tiempo posible para que no te afecten.
  • Una opción para absorber las emanaciones nocivas en el aire es la colocación de plantas. Además de que sirven como elemento decorativo vivo, ayudan a mejorar la calidad del ambiente, aun cuando este no sea riesgoso para tu embarazo.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Trabajo De Parto

Trabajo de parto

¿Qué es?

Es cuando se inicia la actividad uterina, es decir, la frecuencia de las contracciones, su duración y la intensidad de las mismas. En pocas palabras, cuando inician las contracciones para que nazca el bebé.

¿Qué inicia el trabajo de parto?

Aún no se sabe con exactitud, hay varias teorías donde la principal es por inicio de un cambio bioquímico en la madre y el feto que hace que el bebé empiece a absorber el líquido de sus pulmones desde 72 hrs antes de iniciar las contracciones y al relajamiento de los músculos de la pelvis y cuello uterinos. Otras teorías son límite de la distensión uterina (el útero ya no puede crecer más), disminución brusca de estrógenos y progesterona y el aumento de las prostaglandinas circulantes.

¿Qué sé que ya inicio?

Al iniciar con el trabajo de parto, lo primero que vas a sentir es una sensación de dureza en el abdomen, también lo pueden apreciar el médico y el papá o cualquier otro miembro de la familia que te toque el abdomen. Estas contracciones van a irse incrementando en intensidad y frecuencia y vas a sentir que se irradian a la parte baja de la espalda. Si ya lo sientes así, ¡¡felicidades, ya iniciaste el trabajo de parto!!

¿Duele?

Al principio no. Posteriormente, conforme las contracciones se hacen mayores en intensidad y duración, el dolor irá apareciendo en el abdomen e irradiándose a la parte posterior baja de la espalda. Inmediatamente, al iniciarse la relajación uterina después de una contracción, el dolor es lo primero que desaparece y después se relaja por completo el abdomen.

¿Cómo puedo diferenciarlas de las contracciones de Braxton Hicks?

Si ya leíste este término, sabrás que estas contracciones se presentan después de las 30 semanas de embarazo. No son progresivas, es decir, no inician el trabajo de parto. Ayudan al bebé a acomodarse antes de iniciar el trabajo de parto. La principal diferencia con las contracciones del trabajo de parto es que estas contracciones no duelen y no son rítmicas ni coordinadas y no abarcan todo el útero (la mayor parte de tu abdomen a estas alturas), así como tampoco se irradian a la parte baja de la espalda.

¿Qué me va a suceder?

Hay varios periodos del trabajo de parto:

1) Pródromo de trabajo de parto: Así le llamamos cuando ya vas a iniciar con las contracciones rítmicas y coordinadas. Abarcan casi en su totalidad del útero. Se inicia a relajar el cuello del útero, pero aún no se aprecia dilatación del mismo. Puedes expulsar el tapón mucoso, que es la salida de un moco café pálido a través de la vagina, a veces acompañado de un discreto sangrado.

2) Primer periodo: Ya se terminó de borrar el cérvix (se aplana y ya no tiene forma de cuello de botella). Inicia la dilatación del cérvix (necesitas 10 cms de dilatación para que nazca el bebé, esto lo detecta el ginecólogo por palpación). Las contracciones aumentan en frecuencia, duración e intensidad. Es el periodo más prolongado del trabajo de parto. Es en este momento en que te pueden sugerir colocar un bloqueo peridural en la espalda para disminuir la intensidad del dolor sin sacrificar las contracciones del útero.

3) Segundo periodo: A la contracción uterina se suma la presión de los músculos abdominales facilitando la expulsión del bebé. Es en este momento que nace tu bebé.

4) Tercer periodo: También llamado alumbramiento. Es cuando las contracciones ya no son dolorosas. El útero se contrae para evitar sangrado al desprenderse la placenta.

5) Puerperio: Es el periodo postparto inmediato donde disminuyen la frecuencia, intensidad y propagación de las contracciones. También hay expulsión de coágulos.

¿Qué tan seguidas debo de tener las contracciones?

Como ya sabemos, las contracciones inicialmente sirven para que ocurra la dilatación cervical. Por eso, debemos tener 3-4 contracciones en 10 minutos durante el primer periodo de trabajo de parto. Esta frecuencia en las contracciones se presenta progresivamente, es decir, al inicio no son tan frecuentes, van incrementando conforme a la dilatación cervical. También es importante que notes que posterior a una contracción haya relajación completa del útero (si no notas esto, debes avisarle a tu médico).

¿A qué se refieren que ya se encajó el bebé?

A que la cabeza del bebé desciende hacia la cavidad pélvica. La forma en que lo notas, es que tu fondo uterino (la parte más alta del útero) desciende, con lo que mejorará tu forma de respirar, ya que no vas a sentir la compresión en tu tórax. Te va a costar más trabajo orinar ya que el bebé ahora comprime la vejiga y sentirás las piernas más hinchadas o con calambres. Puede que también no puedas evacuar, pero esto se presenta a finales del primer periodo del trabajo de parto.

¿Cuándo se deben romper las membranas?

Hay dos tipos de ruptura de membranas, la ruptura prematura que generalmente denota algún problemas y no tiene relación con el trabajo de parto (Ruptura Prematura de Membranas http://www.sanayhermosa.com/2014/01/ruptura-prematura-de-membranas/) y la ruptura durante el trabajo de parto que se presenta cuando ya tenemos aproximadamente 4 cms de dilatación y se produce por la presión de las contracciones uterinas. También tu médico puede romperlas, con la finalidad de acelerar el trabajo de parto, pero se necesita saber el momento idóneo para esto.

¿Qué monitorizan durante el trabajo de parto?

Cuando ingresas al área de obstetricia, te colocarán un transductor o Toco cardiógrafo sobre tu útero. Lo que esto mide son principalmente 4 cosas: intensidad, duración y tono de las contracciones, así como la frecuencia cardiaca fetal antes, durante y posterior a las contracciones. Le son muy útiles al ginecólogo y al neonatólogo para ver el bienestar de tu bebé. En lugares donde no se cuente con este aparato, con palpar el útero antes y durante las contracciones y monitorizar la frecuencia cardiaca fetal son suficientes. Siempre en ambos casos, se debe llevar un registro del trabajo de parto.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo – Mtro. Administración y Dirección de Hospitales

Sensaciones del segundo embarazo y los que siguen

Es muy probable que a partir del segundo embarazo algunos síntomas cambien y que las sensaciones que tuvo respecto al primer embarazo no sean las mismas.

Por ejemplo: los síntomas comunes como nauseas, mareos, vómitos, cansancio o indigestión puede ser que en su segundo, tercero o cuarto embarazo aumenten, disminuyan o ni siquiera los padezca. Puede ser que no sienta cansancio pues ahora ya tiene otro nene que atender y no le queda de otra más que hacerlo. Puede ser que los mareos estén presentes pero que sean reducidos debido a la actividad que tiene ahora en casa. O que la indigestión aumente respecto al primer embarazo debido a las preocupaciones que tenga porque su primer hijo reciba con cariño al segundo.

Sin embargo, tendrá síntomas o signos que podrá detectar con mayor facilidad como son las pataditas del bebe ya que debido a lo suave de sus músculos podrá distinguirlas antes de lo que las sintió con el primero. Se sentirá y se verá embarazada antes de lo que se vio y sintió en su otro embarazo.

Las preocupaciones serán menos pues “ya sabe a lo que va”. El pánico por el parto o la cesárea será menor. Del mismo modo, el estrés por saber “qué es lo que sigue” cada semana, también disminuirá.

El trabajo de parto será menos complicado y en menor tiempo (por supuesto, si no existen complicaciones a la hora de que nazca su bebé, eso lo determinará su médico y se lo comunicará en su momento).

Lo que sí será completamente diferente será avisarle a su hijo o hijos que viene un hermanito. Para ello recomendamos el siguiente artículo “Viene un Hermanito” en donde encontrarán la información necesaria para dar esa magnífica noticia.

http://www.sanayhermosa.com/2013/02/viene-un-hermanito/

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

 

Dientes Sanos Durante El Embarazo

La etapa de la gestación, conlleva muchos cambios en el cuerpo de la mujer, desde físicos y químicos hasta psicológicos. Uno de estos cambios se produce en
la cavidad bucal, por ello es necesario extremar el cuidado dental durante este periodo. Recuerde que los hábitos nutricionales sanos y una higiene dental adecuada destierran el viejo mito de que cada embarazo cuesta un diente.
Debido a los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante el embarazo, la futura mamá se vuelve más susceptible de padecer gingivitis
(inflamación de las encías) y caries.
El embarazo es un periodo de caos para la mucosa bucal, las encías y las piezas dentarias, ello se debe a que se produce un aumento de las hormonas progesterona y estrógeno y estas producen cambios en las estructuras de todo el organismo y, entre ellas, en los tejidos de la boca. Estos tejidos aumentan la irrigación sanguínea y sufren una mayor capacidad inflamatoria ante los irritantes locales externos, como la placa bacteriana por ejemplo que se forma por una mala higiene dental. Esta placa puede producir, gingivitis, enfermedad periodontal y hasta caries.
La placa bacteriana es la acumulación de gran cantidad de bacterias que rodea los dientes y las encías. Esta placa es más agresiva con las encías cuyo estado está influido por las hormonas, una mala alimentación o por mala higiene dental.
La Gingivitis es un proceso inflamatorio en el que las encías aparecen enrojecidas, sensibles y en ocasiones sangran; esto se puede presentar a partir del tercer mes de embarazo. Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar hacia una enfermedad periodontal más severa.
Si existiera gingivitis previamente al embarazo, la situación podría agravarse en esta etapa. La enfermedad periodontal es una lesión de los tejidos de unión del hueso al diente (ligamento), puede llegar a haber pérdida parcial de hueso y como consecuencia movilidad dentaria y hasta pérdida de piezas dentarias en casos extremos.
En el embarazo la mujer es más susceptible a la formación de caries. Se ha comprobado que el aumento en la ingesta de carbohidratos y azucares en etapa de gestación produce un cambio en la flora bacteriana bucal aumentando la formación de placa bacteriana, incrementando así el riesgo en la formación de caries.
Por ello es fundamental llevar una dieta sana y adecuada que debe ir de la mano de un buen cepillado de dientes y de una higiene y cuidado dental minucioso.
Muchas mujeres creen que el calcio es extraído de sus dientes durante la gestación y esta es la razón de la aparición de la caries; esto no es verdad, sin embargo, si el bebé necesita calcio, éste será provisto a través de la dieta por eso es importante una buena alimentación.
Aquí algunos consejos:

*Las mujeres que están planeando tener un bebé deben visitar al odontólogo para una revisión y tratamiento de cualquier problema bucal antes de quedar
embarazadas.
*No es aconsejable dejar los tratamientos dentales hasta después de embarazo. Existen algunos medicamentos y anestésicos que se pueden utilizar pero se debe
hacer primero una interconsulta con el médico de cabecera de la paciente.
*El primer trimestre de embarazo y el último son tiempos de relativo riesgo para algunos procedimientos odontológicos, ya que en el primero se está formando
el bebé y en el último el estrés podría ser un factor para un adelanto de parto. Por ello el segundo trimestre (entre el cuarto y sexto mes de embarazo) se
considera el momento óptimo para realizar tratamientos dentales.
*Es importante una buena técnica de cepillado, se recomienda utilizar un cepillo de cerdas blandas y pasar suavemente por cada una de las piezas dentarias y
esto debe hacerse tanto por la parte externa como interna. Recuerde que debe cepillar también la lengua. Asimismo se debe utilizar hilo dental y un enjuague
bucal suave para complementar una buena limpieza dental. Este procedimiento se debe realizar tres veces al día como mínimo y preferentemente después de cada comida
*Llevar una alimentación sana y equilibrada con los cuatro grupos de alimentos (carnes, cereales, verduras, frutas y lácteos).
*Evite consumir demasiados alimentos que contengan altas dosis de azúcar, ya que éstos dan lugar a la aparición de placas y la formación de sarro.
*Visite regularmente a su dentista.

Artículo escrito por: Miguel Ángel López Rubio, D.D.S.

Rehabilitación y estética bucal

Embarazo y Omega-3

¿Qué son los Omega-3?

Los omega-3 son una familia de ácidos grasos poliinsaturados(PUFAs por sus siglas en inglés)de cadena larga que son nutrientes esenciales (no son producidos por nuestro cuerpo, por lo que debemos consumirlos constantemente) para la salud y el desarrollo. Ayudan potencialmente para combatir algunas enfermedades como el cáncer, colitis inflamatoria y enfermedades autoinmunes.

Claro que has oído de ellos, los 2 más populares son el EPA (ácidoeicosapentanoico) y el DHA (ácidodocosahexaenoico), suplementan la mayoría de las fórmulas infantiles. El EPA ayuda al corazón, el sistema inmune y la respuesta inflamatoria. El DHA ayuda al cerebro, los ojos y el sistema nervioso central y es el más importante para una mujer embarazada y lactando (pasan a través de la leche materna).

¿Por qué tomarlo durante el embarazo?

Los Omega-3 son importantes para el desarrollo cerebral (aprendizaje) y visual del bebé. También son muy benéficos durante la etapa de lactancia. También disminuye el riesgo de alergias en el bebé, siendo las más estudiadas las alimentarias.

También ayuda al embarazo, disminuye el riesgo de partos prematuros, de hipertensión del embarazo (preeclampsia) e incrementa el peso al nacimiento. Incluso tiene efectos benéficos contra la depresión postparto.

Creo que me alimento muy variado. ¿Puedo tener insuficiencia de éstos ácidos?

Si. El tipo de alimentación que llevamos es muy deficiente en Omegas-3. Si llevas la dieta mediterránea desde hace mucho tiempo, entonces lo más seguro es que no necesites suplementos.

¿Cuál es la dieta mediterránea?

Las características principales de esta alimentación son un alto consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres, frutos secos), pan y otros cereales (siendo el trigo el alimento base), el aceite de oliva como grasa principal y el consumo regular de vinotinto en cantidades moderadas.

¿Dónde obtengo Omegas-3 de la dieta?

Pescados de agua fría como el salmón (preferentemente el de Alaska), atún, sardinas, anchoas y camarones. También en la canola y soya. Tengan cuidado donde compran su pescado, puede estar contaminado con mercurio y/o plomo. Una recomendación, cuando compren pescado, no compren el más grande, eso significa que es más viejo y ha estado más tiempo en contacto con éstos metales. Se recomiendan entonces suplementos de laboratorios serios para evitar el riesgo de toxicidad. Busca suplementos que contengan los 8 miembros de la familia Omega-3, si no los tienen, es que son manufacturados y pueden ser de baja calidad. Buscalossellos de The Norwegian Medicinal Standard, The European Pharmacopoeia Standard and The Voluntary U.S. Standard established by the Council for Responsible Nutrition’s.También busca avales por colegios médicos prestigiados y/o por la FDA (Food and DrugAdministration).

El bacalao es rico en Omegas-3, pero tiene exceso de vitamina A, que se ha asociado con osteoporosis.

¿Cuánto debo ingerir?

Las embarazadas y lactando 300mg de DHA diario.

¿Qué son los Omega-6?

Son otra familia de PUFAs. El más estudiado es el acido araquidónico (AA), que ayuda a la división celular y es precursor de la respuesta inflamatoria. También tiene efectos positivos para el desarrollo cerebral.

¿Debo ingerir suplementos con Omega-6?

No es necesario, ya que se encuentran en varios productos que consumimos diariamente como son los aceites vegetales usados en alimentos procesados, alimentos freídos y condimentos como aderezos de ensaladas. Una cucharada de aceite de maíz satisface los requerimientos diarios. Un exceso de éstos puede causar preeclampsia y partos prematuros.

¿Cuándo debo de iniciar con los suplementos?

El tiempo de mayor desarrollo neuronal y retinal sucede en la segunda mitad del embarazo, principalmente durante el tercer trimestre. Por eso, a partir de la semana 25 debes iniciar con la suplementación. La forma ideal es consumir los Omega 3 de la dieta (vegetales y 2 porciones semanales de pescado fresco) y/o de los suplementos manufacturados cuando preferentemente contengan los 8 miembros de la familia Omega-3. Debes primero pedir autorización por tu médico y/o nutriólogo.

Cuidado: Es muy importante no consumir los pescados ni mariscos crudos mientras estés embarazada.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo

 

Eritroblatosis Fetal (Incompatibilidad Rh)

Es causa de la enfermedad hemolítica del recién nacido. Pueden ser desde leves hasta severas. Se necesita que la madre sea Rh negativa y el bebé sea Rh positivo (proveniente del padre). Con el descubrimiento de la vacuna anti-Rh-D, ésta enfermedad ya es muy rara.

¿Qué es Rh?

El factor Rh es una proteína heredada en la superficie de las células rojas de la sangre. Cuando está presente, se le conoce como Rh positivo. Su nombre proviene de los macacos Rhesus, donde fue descubierta originalmente. En México, aproximadamente del 5-8 por ciento son Rh negativos (hombres y mujeres).

¿También ocurre en el primer embarazo?

No. A diferencia de la Incompatibilidad ABO, se necesita que la madre haya tenido exposición previa al Rh positivo de un embarazo anterior. Esto puede darse durante el fin del embarazo anterior (parto, cesárea o aborto) o por amniocentesis, embarazos ectópicos y/o trauma abdominal.

¿Qué le sucede al feto?

Una vez que la mamá haya creado anticuerpos contra el Rh positivo del embarazo anterior, éstos atraviesan la placenta y empiezan a atacar las células sanguíneas del feto, causando una enfermedad llamada HidropsFaetalis y/o muerte fetal (mortinato).

¿Qué se puede hacer?

Durante el embarazo, se pueden realizar transfusiones sanguíneas al feto (intraperitoneales o intravasculares). Esto debe ser realizado por un perinatólogo o fetólogo. Conlleva un riesgo importante para el feto y la madre, por lo que deberá hacerse en hospitales especializados en perinatología. En raras ocasiones se deja llegar a término estos embarazos, con el fin de no incrementar la anemia por hemólisis.

¿Se puede prevenir?

Si. Al terminar el embarazo y corroborar el Rh positivo del bebé, se debe aplicar una inyección anti-RhD (proteína en base al gen RHD) a la madre. Así evitará formar anticuerpos contra el Rh para los siguientes embarazos. Ésta inyección deberá aplicarse a cada embarazo en que el bebé sea Rh positivo, ya que su efecto protector sólo dura 12 semanas. Una vez que la mamá esté sensibilizada (haya hecho anticuerpos contra el Rh), la vacuna es inútil y no hay forma de des-sensibilizarla, por eso es importante aplicarse la inyección en las primeras 72 hrs posteriores al fin del embarazo.

¿Se puede diagnosticar durante el embarazo?

A la madre se le puede realizar la prueba de Coombs Indirecto en sangre, que busca anticuerpos IgG, que pueden atravesar la placenta y entrar en la circulación fetal. También se puede determinar el Rh del feto por amniocentesis. El ultrasonido es esencial para darle seguimiento al bienestar fetal y desarrollo del HidropsFetalis. Se puede sospechar la enfermedad al encontrar un flujo aumentado de la circulación umbilical. La cordocentésis es la toma de una muestra sanguínea directa del cordón umbilical.

¿Qué pruebas se le realizan al bebé?

La prueba de Coombs Directo se hace en el recién nacido y detecta anemia hemolítica inmune. También son importantes la hemoglobina y las bilirrubinas en los recién nacidos.

¿Cómo se trata?

Inicialmente con fototerapia, donde se utilizan lámparas con espectros de luz específicos para disminuir las bilirrubinas en el cuerpo, facilitando su excreción en orina y heces fecales. En casos moderados a severos, se realizanexsanguineo-transfusiones (recambio de sangre del bebé).

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra Neonatólogo.

¿Cuánto peso perderé una vez que nazca mi bebé?

La curiosidad por saber cuándo regresaremos a nuestra figura anterior se vuelve cada vez mas insistente cuando se acerca el momento del parto. Recuperar la figurar puede ser muy sencillo para muchas mujeres, sin embargo, es una pesadilla para la mayoría. Generalmente, el cuerpo tarda 6 semanas aproximadamente en eliminar “el peso” que se adquirió durante el embarazo. La figura puede tardar hasta un año.

Una vez que nace el bebé puede ser que pierdas automáticamente la mayoría del peso adquirido o que pasen de dos semanas a tres meses para que la báscula te diga que ya llegaste al peso que tenias antes de embarazarte. Es muy común que los primeros días aumentes un poco de peso, este es debido a la retención de líquidos. No corras a pesarte en los primeros días, piensa que bajaras un aproximado de 7 kilos o menos.

Te presento un aproximado que bajarás cuando haya nacido tu bebé:

Bebé: de 3 a 4 kilos

Placenta: de ½ a 1 kilo

Líquido Amniótico: de ½ a 1 ½ kilo

Líquidos Maternos: de 2 a 4 kilos

Útero: ½ kilo aprox.

 

Una vez que haya nacido tu bebe has todo lo posible por regresar al peso que tenias antes de que te embarazaras o a tu peso ideal. No dejes que tus embarazos se acumulen en peso. Ya que será más difícil bajar muchos kilos en vez de solo unos pocos. A la larga tu salud te lo va a agradecer. Existen muchos métodos para recuperar la línea, el peso y tu belleza anterior, solo es cuestión de que te acerques a profesionales que te guíen en este proceso y lo hagas de manera segura y sana.

 

Tema escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

¿Cuánto pesa mi embarazo?

Saber cuanto peso está repartido en nuestro cuerpo es muy difícil pues cada cuerpo y necesidad corporal es diferente en cada una. Pero si podemos darnos una idea  aproximada de a donde se van esos gramos:

El bebé puede pesar entre 2 ½ y 4 kilos.

Útero entre 850 y 1000 gramos

Senos ½ kilo

Placenta entre 400 y 600gramos.

Grasa de 2 a 4 kilos

Líquido Amniótico entre 850 y 1000 gramos.

Agua Corporal  1 ½ a 2 kilos

Sangre extra hasta 1 ½ kilos

Estos pesos aproximados son llevando un embarazo ideal y dentro del aumento recomendable en una mujer sana.

 

Tema escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

La Imagen Pública Durante El Embarazo

Tal vez ya hayas escuchado que todos tenemos una imagen pública, y es que toda persona que sea percibida por otra tiene una imagen que proyectar. No solo los personajes públicos como los políticos, artistas, deportista  y los que ves en los medios de comunicación expresan su imagen. También lo haces tú, y si estas embarazada no estás exenta de ello.

Ahora todas las miradas están sobre ti y lo que dices o haces. Todos los que te rodean estarán pendientes de ti los próximos meses y después de que nazca tu bebé, vete acostumbrando.  Por ello es muy importante que te fijes bien en lo que transmites, ya sea con tu forma de vestir, de caminar, de hablar e incluso de comportarte. La imagen pública integral de una embarazada incluye, no solo su peinado y ropa, encierra un sinfín, de temas que debe de cuidar: por ejemplo, “su manejo de las buenas costumbres y la etiqueta social; su forma y expresión dentro de su ambiente laboral; el cuidado de su persona tanto en la salud como en lo físico; su expresión verbal y el fondo que maneje de este apartado; su forma de expresión corporal, aunque no lo creas no podrás caminar ni sentarte de manera habitual y hasta eso deberás cuidar”.

Las personas que estén a tu alrededor definirán lo que sienten cuando están a tu lado, hazlos sentir bien con tu compañía. Permite que aprecien a la gran futura mamá que serás, dales la oportunidad de gozar junto contigo esta gran etapa de tu vida.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Parto En Casa

Pese a la popularidad de la realización de partos en casa, no es cierto que estos sean comunes. Mucho se dice sobre la opción de tener un parto en casa ya que se considera que son una forma más “familiar” de tener a un bebé. Aunque en condiciones adecuadas del embarazo y que éste procedimiento puede ser de bajo riesgo, está documentado que puede duplicar o triplicar la tasa de mortalidad neonatal.

Tanto la Academia Americana de Pediatría como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomiendan que los partos sean llevados a cabo en hospitales o centros de nacimiento, bajo estricta regulación. También aceptan que la decisión del parto es voluntaria e individual de cada mujer. La mayoría de los ginecólogos no están a favor de esta práctica debido a que no es un ambiente que esté preparado para recibir a un bebé.

¿Porqué considerar un parto en casa?

  • Puede ser más económico que pagar un hospital. Sí, pero si sucede alguna complicación terminará pagando más que si hubiera tenido el parto en un centro hospitalario ya que tendrán que solucionarse cosas que tal vez pudieron evitarse.
  • Puede tener un ambiente más relajado al estar en casa, pero deberá de tener un control exhaustivo durante su embarazo para confirmar que puede nacer en casa.
  • En casa tiene que recibir a su bebé una partera certificada o un médico (general o ginecobstetra) con suficiente experiencia con partos en casa. En un hospital cuenta con un gran equipo de médicos y de enfermeros e instrumental de alta tecnología.
  • Se puede solicitar pensando en que la unión familiar se verá fortalecida y así mismo reforzar la unión entre la mamá y su bebé. No hay estudios que avalen esta creencia.
  • Hay familias o grupos étnicos que no creen en la medicina moderna y preferirán métodos alternativos.

Aun cuando se decida tener un parto en casa se deben de considerar otros puntos: Forzosamente tener un hospital a menos de 20 minutos (sin tráfico). Tener el contacto de un obstetra que apoye en caso de emergencia y que conozca a la madre y el desarrollo de su embarazo.

¿Cuáles son las contraindicaciones para tener un parto en casa?

  • Existe embarazo gemelar
  • Hubo o hay placenta previa, preeclamsia, toxemia, hipertensión, anemia,
  • Cualquier complicación con el bebé retraso en el crecimiento del bebé, no se ha movido en más de 5 días, si viene en cualquier posición que no sea cabeza abajo.
  • Tener más de 41 semanas de gestación.
  • Si el bebé es prematuro (menos de 37 semanas).
  • Si ya se tuvo un bebé con menos de 2.500 kgs de peso.
  • Si en un parto anterior se tuvo hemorragia.
  • Si el trabajo de parto es inducido con medicamentos o ejercicios, es decir, no se trata de un trabajo de parto espontáneo.
  • Haber tenido una cesárea previa.

En caso de elegir el parto en casa con una partera se deberá de considerar lo siguiente:

  • La Partera Certificada deberá de ser capacitada en el extranjero, especialmente en Estados Unidos, Europa o Canadá, contar con un certificado internacional que la avale. En México no tenemos una escuela que respalde dichos estudios.
  • Pueden ser Licenciadas en Enfermería con experiencia en una unidad de obstetricia, lo cual no certifica o garantiza que estén preparadas a recibir a un bebé o resolver problemas que se presenten.
  • También están las Parteras Tradicionales expertas en su comunidad, con conocimiento transmitido de generación en generación, sin embargo, no aseguran un nacimiento seguro. Estas parteras tradicionales son las que generalmente se tienen en las comunidades rurales alejadas de las ciudades o en lugares que no cuentan con un hospital o clínica, en estos casos la tasa de mortandad tanto de la madre como del bebé es altísima.

En Estados Unidos las complicaciones de tener un parto en casa en ciudades son: El doble de muertes en bebés y tres veces más riesgo para las madres primerizas en postparto.

Reconozca que debe trasladarse de urgencia a un hospital cuando:

  • La fuente se rompió hace más de 20 horas y no se presentan contracciones
  • Después de mucho tiempo la dilatación no aumenta.
  • El ritmo fetal es bajo o disminuye
  • Cuando no se puede expulsar la bebé después de varios intentos
  • Si se presenta hemorragia
  • Si no se logra expulsar la placenta después de 2 horas.

Si bien la casa nunca se comparará con un hospital debido a la tranquilidad, belleza, naturalidad y calidez, es cierto que tampoco se comparará con la cantidad de personal capacitado, desinfección y capacidad para afrontar y resolver una emergencia. La seguridad para el niño y la mamá es lo primero. Hable con su ginecólogo para que le ofrezca opciones más naturales para recibir a su bebé de manera segura.

¿Es mejor un parto en agua o un parto en casa?

La primer y gran diferencia es que los partos en agua se realizan en centros de nacimiento (pueden o no ser hospitales) certificados y con todo el apoyo técnico y humano para una emergencia. Ambos son métodos alternativos de nacimiento que no sobrepasan la seguridad que los métodos modernos llevados a cabo en un hospital. Para leer más sobre parto en agua te recomendamos el siguiente enlace: http://www.sanayhermosa.com/2013/08/parto-en-agua/

¿Dónde puedo leer más sobre los partos en casa?

A continuación te proponemos 3 enlaces sobre información de éste método. Recuerda, la decisión es tuya.

 

http://www.homebirth.org.uk/

 

http://www.acog.org/Resources_And_Publications/Committee_Opinions/Committee_on_Obstetric_Practice/Planned_Home_Birth

 

http://pediatrics.aappublications.org/content/131/5/1016.full?sid=d818988c-9fe7-4700-a658-0d891b7dd85d

 

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo – Mtro. Administración y Dirección de Hospitales.

 

Mitos Del Embarazo

El mito es una creencia, verdadera o no, que se perpetúa a través de las generaciones y que se convierte en verdad absoluta debido a su propagación generalizada en toda la población que conforma un grupo social.

El embarazo, considerado como uno de los sucesos naturales mas hermosos que puede experimentar una mujer, no está aislado del tema de los mitos.  Sobre él han proliferado una serie de creencias populares que se encuentran muy alejadas de la realidad.

 

Algunos de estos mitos son:

 

  1. MITO: Realizar muchos ultrasonidos en el embarazo produce reflujo en el bebé.

REALIDAD: El ultrasonido son ondas de sonido, como la de los submarinos, imperceptibles al oído humano, que no causan alteraciones de ningún tipo en el feto.

 

  1. MITO: Las relaciones sexuales están prohibidas durante el embarazo.

REALIDAD: A menos que existan contraindicaciones médicas, las relaciones se pueden realizar durante toda la gestación y a medida que el abdomen vaya creciendo, así mismo cambiarán las posiciones. Lee http://www.sanayhermosa.com/2017/06/tener-sexo-durante-el-embarazo/

 

  1. MITO: La forma del abdomen de la mamá indica el sexo que tiene el bebé, si su forma es puntiaguda será un varón y si es redondeada, entonces será una mujer.

REALIDAD: La forma del abdomen no tiene relación con el sexo del bebé.  La forma tiene relación con la posición en que se encuentre el bebé dentro de la matriz.

 

  1. MITO: Por estar embarazada se debe llevar una vida tranquila, alejada de la normalidad. Lee http://www.sanayhermosa.com/2014/04/lo-que-debes-hacer-una-vez-que-sabes-que-estas-embarazada/

REALIDAD: Por el contrario, en vista de que el embarazo no es una enfermedad, se debe de llevar una vida lo mas apegado a lo normal posible.

 

  1. MITO: Si estando embarazada se presenta un eclipse, eso traerá malformaciones en el bebé.

REALIDAD: Los eclipses no tienen relación con la parte genética del embarazo, por lo que por ningún motivo causan ningún tipo de alteración fetal. Ve nuestro video: https://www.facebook.com/sanayhermosa/videos/789899894505308/

 

  1. MITO: Los movimientos fetales se sienten desde una edad gestacional temprana (las primeras 20 semanas).

REALIDAD: Los movimientos fetales se sienten entre la semana 20 – 24 de gestación en las primigestantes y entre la semana 16 – 20 en las multigestantes.  Antes de estas fechas, lo que se siente son los movimientos del intestino grueso.

 

  1. MITO: No se debe tomar mucho líquido estando embarazada porque se aumenta la cantidad de líquido amniótico.

REALIDAD: Es cierto que el líquido amniótico se produce por la excreción de orina del bebé, no quiere decir que entre más líquidos tome la mujer embarazada, más orinará su bebé.  Parte de esos líquidos los utiliza la madre para su metabolismo propio.

 

  1. MITO: El comer carne hace que los niños nazcan cabezones.

REALIDAD: Al contrario, la carne como proteína que es, es el alimento de más necesidad (proteínas) durante la gestación. Lee: http://www.sanayhermosa.com/2013/05/embarazo-y-nutricion/

 

  1. MITO: Las manchas en la cara (cloasma) se producen por daño renal o hepático. Lee: http://www.sanayhermosa.com/2013/04/melasma-pano/

REALIDAD: Las manchas en la cara se producen normalmente en el embarazo por cuestiones hormonales y se puede agravar con el sol directo.  Por lo anterior, es ideal utilizar protectores solares en la cara y además gorra con visera. Lee http://www.sanayhermosa.com/2013/03/la-proteccion-solar-durante-el-embarazo/

 

  1. MITO: La tristeza o depresión de la madre causan alteraciones en el bebé.

REALIDAD: Estos sentimientos no se transmiten a través de la placenta de madre a hijo.  Esto únicamente altera a la madre de manera psicológica, más no al bebé. Lee http://www.sanayhermosa.com/2013/05/crees-tener-depresion/

 

  1. MITO: Se puede fumar poquito en el embarazo.

REALIDAD: Fumar en el embarazo mucho o poquito, es malo para el bebé.  Las alteraciones que se producen por el consumo de cigarrillo durante la gestación, son Retardo del Crecimiento Intrauterino y Abortos Espontáneos.

 

  1. MITO: No se debe hacer ejercicio durante el embarazo.

REALIDAD: Por el contrario, realizar ejercicios durante el embarazo es benéfico, ya que se aumenta la cantidad de sangre que pasa a través del cordón umbilical al bebé y así mismo su oxigenación. Lee: http://www.sanayhermosa.com/2013/02/puedo-hacer-ejercicio-durante-el-embarazo/

 

  1. MITO: “Todos los embarazos son iguales”.

REALIDAD: Ningún embarazo es igual a otro, no somos las mismas personas, tenemos otra edad y otra situación social.

 

  1. MITO: No se debe estar en contacto con la computadora, el televisor, el horno microondas, las máquinas fotocopiadoras.

REALIDAD: No hay ningún problema con el uso de estos aparatos durante la gestación, las ondas que estos emiten no son dañinas para el feto.

 

  1. MITO: No se debe de utilizar el teléfono celular estando embarazada.

REALIDAD: El uso normal del teléfono celular no causa ninguna alteración al bebé.

 

  1. MITO: Cuando se siente mucho malestar durante el embarazo, es porque es un embarazo complicado.

REALIDAD: Todos los embarazos se presentan con algún tipo de malestar normal en cualquiera de los tres trimestres, y esto no quiere decir que sea un embarazo complicado.

 

  1. MITO: Consumir alimentos picantes durante el embarazo induce el trabajo de parto.

REALIDAD: Los productos picantes, que contengan chile por ejemplo, colaboran en algunas mujeres a exacerbar las molestias gástricas (gastritis, reflujo) propias del embarazo.  Pero en ningún momento estos alimentos picantes ni inducen un trabajo de parto ni rompen las membranas.

 

  1. MITO: Los antojos insatisfechos “manchan” al bebé.

REALIDAD: Esos antojos no satisfechos durante el embarazo, lo único que producen es que la madre se quede con las ganas de consumirlos y nada mas.

 

  1. MITO: No se debe maquillar ni depilar durante el embarazo.

REALIDAD: Las mujeres deben de seguir siéndolo, aún estando embarazadas, seguirán teniendo fiestas y reuniones para lo que desean asistir elegantes y no pasa nada con los maquillajes durante el embarazo, así mismo con la depilación con cera, azúcar, miel y demás productos naturales. Lee: http://www.sanayhermosa.com/2014/06/tratamientos-de-belleza-y-masajes-en-el-embarazo/

 

  1. MITO: Cuando la mujer embarazada se pone fea, nacerá una niña, y si se pone bonita, entonces será niño.

REALIDAD: El aspecto de la mujer embarazada, no tiene ninguna relación con el sexo que traerá ese bebé.

 

  1. MITO: Si se tiene mucha acidez o agruras durante el embarazo, es porque el bebé tiene mucho pelo.

REALIDAD: La cantidad de pelo que traiga el bebé, no afecta para nada ningún aspecto médico de la mujer embarazada, así mismo tampoco lo complicaría si ya existe alguno.

 

  1. MITO: Si la embarazada se horroriza, entonces su niño nacerá feo.

REALIDAD: Al bebé no le afectan ese tipo de sensaciones o sentimientos, por lo tanto no lo cambia.

 

  1. MITO: El parto se produce durante la luna llena.

REALIDAD: Son puras casualidades, el embarazo dura 280 días y dentro de ellos hay muchas noches de luna llena.

 

  1. MITO: Si la embarazada duerme siesta en el día, su niño nacerá con los párpados abultados.

REALIDAD: Los bebés crecen durante el sueño materno.  Por lo que es bastante bueno y recomendado, que la mujer estando embarazada duerma.

 

  1. MITO: Es necesario comer por dos.

REALIDAD: El hecho de que una mujer esté embarazada, no implica que deba de aumentar su ingesta de alimentos.  El bebé únicamente requiere de una porción normal de proteína diaria para su alimentación, el resto es para la madre. Lee: http://www.sanayhermosa.com/2014/04/que-se-debe-de-comer-antes-de-dar-a-luz-y-cuando-esta-recien-nacido-el-bebe/

 

  1. MITO: Si mi mamá tuvo un parto difícil, entonces yo también lo tendré.

REALIDAD: Son personas diferentes con parejas diferentes en medios diferentes.  No existe relación de este tipo entre madre e hija.

 

  1. MITO: Se puede detectar el sexo del bebé con la prueba del hilo y la argolla sobre la palma de la mano, si hace una forma vertical será hombre y si es circular será mujer.

REALIDAD: El sexo del bebé se determina genéticamente.  Cuando existe la duda de saber el sexo del bebé, se requieren de medios sofisticados para detectarlo (ultrasonido, cariotipo de líquido amniótico y otros).

 

  1. MITO: Tomar coca-cola descalsifica los huesos del feto

REALIDAD:  La coca-cola en exceso es perjudicial en el embarazo por las cantidades de cafeína de su contenido (puede llevar a retardo del crecimiento intrauterino), pero no le quita el calcio de los huesos al feto.

 

  1. MITO: Desperezarse durante el embarazo hace enredar el cordón umbilical del bebé.

REALIDAD:  El bebé se enreda en el cordón umbilical por sus movimientos y no por los de la madre.  Así como se mueve y se enreda, así mismo se mueve y se desenreda.

 

  1. MITO: Si el bebé permanece mucho tiempo en posición sentada se le fractura la espalda.

REALIDAD:  Las posiciones que adopte el feto in útero no le causan ningún daño ni alteración física ni biológica, muchas de ellas son por pura comodidad del bebé y otras se deben a algún problema materno y/o fetal que les impide posicionarse de cabeza.

 

  1. MITO: Si otra persona toca el abdomen de una señora embarazada, entonces el bebé saldrá muy travieso.

REALIDAD:  No existe ninguna relación con tocar el abdomen de una persona embarazada y que el bebé nazca travieso o hiperactivo.

 

Todos estos son mitos populares que carecen de una base científica y que no deben considerarse como hechos reales durante el embarazo.

 

Dr. José E. Tesone Lasman

Ginecología, Obstetricia, Ultrasonido

Evaluación de la Salud Fetal

 

Parto En Agua

El primer parto en agua registrado se realizó en Francia en 1803, desde entonces se fue extendiendo poco a poco por todo Europa hasta llegar a América y popularizarse en los años 70’s. En México son más de dos décadas desde que comenzó a comercializarse esta modalidad de parto.

La finalidad del parto en agua es generar un ambiente de relajación tanto para la madre como para el bebé y evitar el estrés del alumbramiento por el que pasan los recién nacidos. Las futuras madres encuentran muchas ventajas ya que permite una mayor movilidad para el momento de la expulsión. También y debido a la temperatura templada del agua relaja los tejidos de la zona perineal, evitando en la mayoría de los casos la episiotomía.

En el caso del bebé permite nacer en un  medio acuoso y a la misma temperatura en la que se encontraba en el interior de la madre, reduciéndose así el trauma del nacimiento. Su adaptación al mundo externo es más lenta lo cual favorece su tranquilidad.

Sin embargo, y pese a que se dice que es una mejor opción para el parto tradicional o por cesárea, no existen estudios científicos que avalen esta teoría como la mejor. Entre los mismos médicos existen discrepancias sobre llevar a cabo un parto en agua, y es que no es cierto que este método sea recomendable para todas las mujeres. Es indispensable que el embarazo se haya desarrollado sin un solo contratiempo, que se haya llegado por lo menos, a la semana 37 y hasta la 41, que la futura mamá tenga los signos vitales normales, que el líquido amniótico sea claro (solo se confirma una vez que se ha roto la fuente) y que el bebé venga cabeza abajo.

En México son cada vez más los centros hospitalarios materno infantiles que tienen la opción de parto en agua, sin embargo no lo comercializan como los centros de nacimiento en agua, ya que aunque tienen la opción, saben que en un parto todo puede ocurrir y tienen que estar listos para cualquier inconveniente que se presente y que ponga en riesgo a la mamá o al bebé.

La opción para tener un parto en agua debe de tener una preparación previa por medio de un curso psicoprofiláctico, sin este, no se permite llevar a cabo un parto de esta naturaleza.

La Organización Mundial De La Salud (OMS) sugiere en “Los Derechos Durante El Parto” la opción de elegir el lugar y la posición para tener un bebé, y el derecho a estar informada de todas las opciones que tiene para este maravilloso evento. PONER LIGA DE LOS DERECHOS DURANTE EL PARTO

Antes de decidir tener un bebé en agua será mejor que consulte con su ginecólogo los pros y los contras de tener un parto en agua, ya que por mínimo riesgo que exista durante el embarazo puede no ser una buena manera de que nazca su bebé. Infórmese bien para tomar la decisión correcta para su salud y la de su hijo.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Destinos Vacacionales: Consejos Para Embarazadas

Algunos destinos húmedos o calurosos pueden ser muy incomodos para una embarazada, evítalos, si es que puedes elegir el destino. Si no puedes evitarlos por ser de trabajo o familiares, entonces el consumo de agua deberá de incrementarse al que ya estás acostumbrada.

El uso de bloqueador solar deberá de ser parte de tu rutina diaria, para evitar manchas en la piel o paño (melasma) http://www.sanayhermosa.com/2013/04/melasma-pano/

Existen algunos destinos que pueden ser riesgosos por los tipos de enfermedades del lugar, en algunos casos no hay vacunas o no podrán aplicártelas por lo que será mejor informarte bien del destino al que piensas ir y decidir cancelarlo o arriesgarte tú y tu bebé.

Algunos sitios pueden manejar altitudes a las que no estás acostumbrada por lo que deberás de comentarlo con tu médico antes de viajar. Pueden aparecer ciertas complicaciones que pongan en riesgo  tu salud y hasta la vida de tu bebé o la tuya. En caso de que se imposible cancelar ese viaje deberás de ascender de manera muy lenta para ir acostumbrando a tu cuerpo. Si sientes algún cambio físico, notas algo que no está normal o definitivamente te sientes mal, tómate un día a la mitad del camino para reanudar tu viaje al día siguiente o cancelarlo, No te expongas. Una vez en tu destino deberás de ser monitorizada por un médico calificado durante 3 días seguidos y checarte cada 3 días de estancia en el lugar, del mismo modo con el descenso deberás de ser revisada antes de terminar tu viaje.

Si el motivo del viaje es ir de compras deberás de tomarte tu tiempo. Si estás acostumbrada a que en dos días exhaustivos realizas tus compras normalmente, considera que deberás de descansar varias veces entre tienda y tienda, por lo que en vez de 2 días podrían convertirse en 3 o más. No exageres, evita agotarte demasiado puede afectarte enormemente; desde una hinchazón de piernas hasta llevarte a un hospital para una revisión de urgencia.

Si vas a viajar a conocer otra ciudad o país, considera que no es recomendable unirse a un grupo de turistas ya que estos llevan un ritmo más acelerado del que puedas soportar. Lleva las cosas con calma y descansa continuamente, así como, consume agua embotellada todo el tiempo, o alguna bebida libre de sodio.

Aliméntate bien, realiza tus tres comidas al día, por lo menos; y procura las frutas que tienes que quitar la cascara como el plátano  y verduras bien cocidas, evita todo tipo de ensalada cruda, así como, carnes, pollo y pescados crudos, del mismo modo, evita  los alimentos que puedan ser riesgosos para una embarazada, lee nuestro artículo “Evite Estos Alimentos Durante Su Embarazo” http://www.sanayhermosa.com/2013/07/evite-estos-alimentos-durante-su-embarazo/ . Nunca tomes agua de un grifo, prefiere la embotellada aunque sea para lavarte los dientes.

El llevar todos los datos de contacto de tu médico y de algún médico recomendado de la localidad te hará sentir más segura. Procura tener todos esos datos a la mano en caso de sentirte incomoda o mal. Procura llevar recetas de tu médico en caso de que se presente alguna enfermedad común, las farmacias locales podrán orientarte para adquirir los productos indicados por tu especialista aunque tengan un nombre diferente. Si no conoces o tienes los datos de algún médico de la localidad, concéntrate, a tu llegada, en ubicar el hospital que pertenece a tu aseguradora o el más cercano al hotel o uno materno infantil que cuente con urgencias de todo tipo.

Antes de viajar procura la compra de un seguro hospitalario en el extranjero o para la ciudad que visitas, puede ser de gran ayuda en caso de necesitarlo.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Viajes Durante El Embarazo

Si estás pensando realizar un viaje deberás de platicar primero con tu médico ya que solo él puede darte “luz verde” para reservar o comprar tus boletos, y es que todo depende de si tienes o no, complicaciones en tu embarazo,  la semana en la que te encuentres, el tipo de viaje que vas a realizar, el tiempo de estancia, el tiempo de traslado, transporte que utilizarás y en caso de que sea al extranjero, el país que visitarás.

Independientemente del transporte que tomes, deberás de tomar en cuenta que deberás de levantarte al menos cada hora, caminar un poco, hidratarte constantemente y estar cerca de un baño o estar segura de que en la carretera hay restaurante o gasolineras con baños.

Deberás de hacer todo lo posible por  mantener una buena cantidad de horas de sueño por las noches.

Como precaución extra toma en cuenta que debes de llevar los datos de tu médico a la mano, preferentemente su número telefónico o celular;  y todos los papeles de tu seguro por si se presentara alguna situación que requiera que visites algún hospital durante tu viaje. Solicita también a tu ginecólogo una carta en donde diga que te encuentras apta para viajar, por si te lo solicitan; algunas líneas aéreas prefieren contar con este documento.

 

Avión.

Si vas a viajar por avión deberás de tomar en cuenta que la mayoría de las aerolíneas te harán firmar un documento en donde tu sola te haces responsable de lo que pueda suceder durante el viaje y excluyes de toda obligación a la línea aérea.

Que la mayoría de las aerolíneas solo permiten viajar a las mujeres que tengan 35 semanas de gestación o menos.

Evita volar si tienes problemas de placenta, se sospecha de un parto prematuro o estás embarazada de  más de un bebé.

Evita los vuelos que crucen países grandes, vayan de un continente a otro o que lo crucen de un lado a otro. No solo por el cansancio sino que los niveles de oxígeno son menores debido a las grandes alturas en los que se viaja por lo que tu bebé recibirá menos oxigeno debido a la aceleración cardiaca que experimentarán él y tú.

Solicita te den un asiento en pasillo, para que puedas levantarte constantemente a caminar y a ir al baño. Camina unos 10 mns cada hora.

Pide agua embotellada continuamente para que te mantengas hidratada, se sentirás mejor.

Si ya estás hinchada por el embarazo o eres de las que se hinchan aunque no estén embarazadas procura llevar ropa cómoda y suelta, zapatos o tenis que no estén muy ajustados. Procura que tu cintura se ajuste con resorte y no con botones. No lleves zapatos de tacón y menos de “tiritas”. La ropa de algodón puede ayudarte a sentirte más cómoda en caso de que transpires demasiado.

Evita los cacahuates y todo tipo de botana que tenga sal en exceso. Si en vez de botanita te ofrecen un refrigerio pregunta por el que tenga  menos sodio o más frutas y verduras. Algunas aerolíneas pueden consentirte y darte la oportunidad de elegir tu menú antes de subirte al avión, elige el más sano y bajo en sodio.

Evita pasar por los portales de rayos X, aunque se dice que son muy seguros, no estás obligada a pasar por debajo de ellos, pero sí a que te revisen.

No te quites el cinturón de seguridad, excepto, claro, para levantarte a caminar o ir al baño, una vez que regreses póntelo inmediatamente estés o no embarazada, hazlo también con tu familia.

Tren

Si viajas en tren será de vital importancia que consideres antes de subirte si éste cuenta con “carro o vagón comedor” si es así, consume líquidos y procura comer bien. Si no cuenta con ese vagón, entonces hazte de un buen maletín con comida que contenga galletas, pan o barras de cereal, agua embotellada o jugos de frutas, evita la comida cruda, procura que todo esté cocinado y que se pueda consumir frio. De preferencia que esté hecho en casa y no comprado de una tienda. Si viajas de noche y existe la posibilidad de adquirir “una cama privada”, solicítala, te sentirás mucho mejor cuando llegues a tu destino.

Automóvil o autobús

Lo principal es seguir con nuestras recomendaciones de seguridad como lo es el uso del cinturón de seguridad para embarazadas, (ingresea a nuestro artículohttp://www.sanayhermosa.com/2013/04/el-cinturon-de-seguridad-del-automovil-y-su-embarazo/ ) Procura bajarte del automóvil a estirar las piernas 10 minutos al menos cada dos horas y mantener tu asiento lo más atrás posible del tablero del auto. Consume líquido y varios tentempiés hechos en casa para que tengas  pretexto de bajarte al baño y caminar. Evita aguantarte las ganas de ir al baño, puedes generar infecciones en vías urinarias.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

 

Ácido Fólico y Embarazo

¿Qué es?

Es un miembro de la familia de las vitaminas B (B9). También se le conoce como Folato. La mejor fuente para obtenerlos de la dieta es en los cereales fortificados (la mayoría lo están), pero …

¿Porqué es importante tomarlo?

Es un precursor de la formación de las células rojas de la sangre, también llamadas eritrocitos. Además ayuda a que el tubo neural del bebé se forme adecuadamente.Tiene un papel fundamental en el crecimiento y diferenciación celular, haciendo que todos los tejidos se desarrollen adecuadamente. Además los suplementos exclusivos son muy baratos y fáciles de encontrar.

¿Qué es el tubo neural?

Durante su formación, tiene forma de tubo. Incluye al cerebro y la espina dorsal, de donde emergen los nervios hacia las extremidades y órganos.

¿Cuánto debo ingerir de Acido Fólico?

Lo recomendable son 400 microgramos (mcgr) al día, antes y durante el primer trimestre el embarazo. A partir del segundo y tercer trimestres, la dosis recomendada es de 600 mcg al día. Durante la lactancia (mientras el cerebro sigue desarrollándose rápidamente) es de 500 mcgr al día.

¿Cuándo debo empezar a ingerirlo?

Lo recomendable es en cuando empieces a planear embarazarte. Los defectos del nacimiento inician durante las primeras semanas de embarazo (3-4 semanas), aún antes de que te des cuenta que estás embarazada. Hay estudios que demuestran que si ingieres acido fólico un año antes de embarazarte, tienes hasta un 50{b34cf8a86265514c24bd3028be556c2b34c707ec0e4a4dccc904d352127c161f} menos riesgo de un parto prematuro.

Por lo menos, las recomendaciones internacionales sugieren iniciar a ingerirlo un mes antes de que quedes embarazada. Recuerda, el 50{b34cf8a86265514c24bd3028be556c2b34c707ec0e4a4dccc904d352127c161f} de los embarazos no son planeados, por eso es importante que toda mujer en dad de concepción tome acido fólico. Sigue la marca recomendada por tu ginecólogo.

¿Y si no quiero tomar multivitamínicos?

No te preocupes, el acido fólico se vende por separado. Eso sí, no puedes tomar un multivitamínico y aparte dosis extras de acido fólico en tabletas. Es uno o el otro.El exceso de acido fólico también es perjudicial, checa la etiqueta y cerciórate de no sobrepasar las recomendaciones. Ningunas vitaminas deben reemplazar una dieta bien balanceada durante toda la vida, pero son un complemento esencial en ésta etapa, ya que los folatos sintéticos se absorben mejor que los naturales. Hacer ejercicio y comer sano son esenciales para un embarazo feliz.

En la dieta lo encuentras en cereales fortificados, lentejas, huevo, espinaca, hígado de res, frijoles, tortillas,  chícharos, coliflor, espárragos y jugo de naranja y  otros cítricos.

¿También las vegetarianas necesitamos suplementos?

Este grupo en particular debe tener mucho cuidado con los suplementos. Las dietas vegetarianas son deficientes en vitamina B12 (lo cual tampoco es bueno para el bebé) y el tomar acido fólico puede enmascararlo y hacer difícil su diagnóstico.

¿Qué enfermedades puedo prevenir?

Primeramente los defectos del tubo neural como son: Espina bífida (desarrollo incompleto de la espina dorsal y vértebras), Encefalocele (protrusión del tejido cerebral a través de un agujero del cráneo) y Anencefalia (desarrollo incompleto de la mayor parte del cerebro).

Si lo tomaste adecuadamente, también disminuye el riesgo de autismo, labio y paladar hendidos, parto prematuro y bajo peso al nacimiento. En la mamá puede prevenir preeclampsia (hipertensión del embarazo), infarto, algunos tipos de cáncer y Alzheimer.

¿Y si mi anterior hijo tuvo un defecto del tubo neural?

Si sigues estas sencillas reglas, reduces el riesgo en más de un 70{b34cf8a86265514c24bd3028be556c2b34c707ec0e4a4dccc904d352127c161f} en tu nuevo embarazo.

¿Cuándo hay más riesgo de tener un hijo con defecto del tubo neural?

Primero cuando no se ingirió suficiente ácido fólico como ya describimos. En segundo lugar, cuando haya antecedentes familiares de éstos. Cuando la mamá sufre de obesidad desde antes del nacimiento (no se sabe la causa exacta), en éste caso, se recomiendan dosis más altas de acido fólico (600mcg antes y todo el embarazo), dependiendo la decisión de tu ginecólogo. También mamás con diabetes mellitus o que toman medicamentos para convulsiones pueden estar en riesgo. También consulta con tu ginecólogo la cantidad necesaria de acido fólico para ti.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo. Mtro. Administración y Dirección de Hospitales.

El cinturón de seguridad del automóvil y su embarazo

Una de las mayores causas de muerte entre las embarazadas a nivel mundial es por no utilizar el cinturón de seguridad del automóvil, y todo por confiarse o por creer que el cinturón no es bueno para la mujer que lleva un bebé en su interior.

Se puede llegar a creer que el uso del cinturón incomodará al bebé, sin embargo, el niño está perfectamente protegido dentro de su mundo acuático, y esto de ningún modo puede causarle, siquiera una molestia por mínima que se crea. Piense que es mejor llevar el cinturón y protegerse ante un accidente, que no llevarlo; si usted salva su vida, salva la de su hijo.

Sin importar lo bien que maneje o que solo sea una distancia corta la que va a recorrer, usted deberá de llevar bien puesto el cinturón. La recomendación es que lo empiece a usar desde  que inicia su embarazo para que cuando su panza sea grande usted no sienta ninguna incomodidad. Puede acomodar el cinturón por debajo de su barriguita y hasta ajustar los muslos, pero nunca prescinda del cinturón que cruza el torso, llévelo por el centro de los senos.  Abroche su cinturón por la vida hermosa que su niño llevará una vez que nazca.

Inclusive, si usted se siente segura como para manejar ¡puede hacerlo!  No existe ninguna restricción para hacerlo, siempre y cuando su ginecólogo considere que su embarazo sea normal y sano.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.

Belleza y Embarazo

La imagen de una embarazada puede verse alterada ya sea de manera positiva o negativa, debido a los cambios hormonales que se sufren durante el embarazo. Muchas mujeres han asegurado que mientras estuvieron embarazadas experimentaron cambios positivos en su imagen, es decir, notaron mejoría en la piel, tanto en hidratación como en textura; en el caso del cabello notaron melenas más abundantes, brillantes y con gran movimiento, pestañas más largas y gruesas, incluso, uñas más duras. Sin embargo, hay quienes se han quejado pues experimentaron todo lo contrario. Tenemos varias buenas noticias respecto a esto ya que debido a que el embarazo no dura para siempre (aunque a veces lo lleguemos a pensar) todo volverá a ser como antes. Las hormonas volverán a calmarse y tu cabello dejará de caerse, las uñas se resquebrajarán menos y volverán a crecer, y tu piel volverá a tener la misma humectación.  En el caso de las que notaron cambios positivos durante esta etapa, la buena noticia es que no siempre llegan a volver a lo contrario de lo que experimentaron en el embarazo. Sus hormonas también volverán a su estado regular y si se mantiene una vida tranquila (en lo posible), consumen suficiente  agua,  hacen ejercicio aeróbico  y mantienen una alimentación sana se podrá conservar esa belleza de la época del embarazo. Algunos de estos cambios positivos se han relacionado con una mayor circulación sanguínea en todo el cuerpo. Así que positivos o negativos para tu belleza tú puedes hacer que sean cambios permanentes y de gran apoyo a tu belleza. Simplemente, haz las cosas bien para tu salud.

Es importante que si tienes la oportunidad de planear tu embarazo te visualices cómo quieres lucir, y entonces te pongas “manos a la obra” Si quieres estar más delgada, puedes ponerte a dieta con un nutriólogo explicándole que tu intención de bajar de peso es porque quieres estar sana y hermosa durante éste. También puedes iniciar una rutina de ejercicio que no sea pesada y que te permita seguirla durante las 40 semanas del embarazo, de modo que con ella evites demasiada acumulación de grasa y líquidos, y que además tenga una buena circulación de la sangre y del oxígenodentro de tu cuerpo en favor tuyo y de tu bebé. Inicia tratamientos humectantes con cremas antiestrías para que tu piel siempre mantenga la humedad que requiere durante toda esta linda etapa. Aplícate filtro solar con anticipación y para el resto de tu vida para que evites en lo posible el paño. Si te acostumbras a consumir agua y fibra y te mantienes cuidando tu alimentación también puedes llegar a evitar las hemorroides. Revisa qué vacunas te han aplicado y checa cuáles son las que debes de tener antes de embarazarte, acércate a tu ginecólogo, él te orientará. O también en lo que respecta a medicamentos, vitaminas y complementos.

Si lo notas la salud va de la mano con la belleza, y en vista de que no podemos predecir cómo te irá en tu embarazo vale la pena crearte programas de cuidado desde la preconcepción o muy al inicio del mismo. Para que tengas un embarazo sano y hermoso.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.

Introducción Al Desarrollo Y Cuidado Del Embarazo

Durante muchos siglos los conocimientos sobre el proceso biológico que lleva a la maternidad fueron misteriosamente encubiertos para los no iniciados, estableciéndoles artificios y vínculos con la religión y la moral, o velándolos con supersticiones.

En las últims décadas, a medida que la Medicina ha sido asimilada a la Obstetricia como una de sus propias ramas, ha quedado deshecho el velo de misterio y el obstetra, en un acto de justicia elemental, pero de profundo interés,ha optado por suministrar a la mujer embarazada la más meticulosa información sobre todo lo concerniente a la función reproductiva.

En efecto, es apenas justo que toda mujer conozca la intimidad del mecanismo de sus facultades creadoras de vida, que la destinan a desempeñar un papel de gran significado social y espiritual; por otra parte, sólo ventajas reporta la instrucción que convertirá a la futura madre en vigilante de la marcha normal de su embarazo y en una inapreciable colaboradora del médico encargado de su control y tratamiento.

Al considerar que la gestación es el medio del que la naturaleza se sirve para perpetuar la existencia de las especies biológicas, puede considerarse, con lógica irreprochable, como una función orgánica esencialmente normal. Atendiéndonos a ésta premisa debemos librar a la gravidez de el matiz de enfermedad con que solía cubrírsele, al grado de que la mujer embarazada era, por hábito considerada como “enferma”.

En realidad, cuando un organismo alberga un embarazo, ninguno de sus órganos se enferma en el estricto sentido del término; pero la mayoría de ellos han de adaptar sus funciones a condiciones biológicas diferentes, impuestas por la coexistencia fetal. De este proceso de adaptación deriva la posibilidad de que la gestación no siempre transcurra dentro del completo bienestar físico y mental de la mujer embarazada. Esta evidencia se acepta sin dificultad si tenemos en cuenta la magnitud de la tarea que significa para el organismo materno su destino de dar vida a seres semejantes a sí mismo; para lograrlo tiene necesariamente que sacrificar un poco de su vitalidad, alguna de sus funciones sufren cierto grado de modificación y ello significa una fuente de trastornos, que no por normales, dejan de ser incómodos. Conviene, desde este punto de vista, que la futura madre sepa cuáles molestias son normales y cuáles otras constituyen signos de alarma.

Es preciso que la gestante adquiera la convicción de que el trance de la maternidad ha dejado de ser un suplicio, siempre y cuando se recurra a la atención especializada; las incomodidades propias del estado grávido pueden ser atenuadas al máximo, el peligro de las complicaciones conjurado y suprimido o aminorado el dolor de parto; todo ello con la mayor seguridad para su vida y la del hijo que va a nacer. La consideración de estos hechos debe aportar una provechosa tranquilidad en la espectativa del nacimiento.

En torno a estas y otras cuestiones pueden suscitarce dudas en la paciente o despertar su curiosidad de tal manera que el breve lapso de la consulta con su médico resulte insuficiente para su necesaria instrucción; de aquí la conveniencia de información acerca de cuidados prenatales que amplíe el diálogo con el especialista.

Dr. Julio Morfín Martín

Gineco-Obstetra