¿Puedo Hacer Ejercicio Durante El Embarazo?

Puedo Hacer Ejercicio Durante El Embarazo - Sana y Hermosa

Es recomendable que las mujeres embarazadas realicen ejercicio moderado y de forma regular, especialmente durante los primeros dos trimestres, ya que ayuda a prevenir un incremento de peso excesivo y disminuir el riesgo de padecer algunas enfermedades, como la diabetes gestacional.

El ejercicio hará que la mujer embarazada se sienta mejor, aliviando dolores de espalda, favoreciendo el movimiento intestinal e incrementando la fortaleza de algunos músculos que intervienen en el parto y su recuperación.

Antes de iniciar cualquier actividad física, consúltelo con su médico, para revisar si existe riesgo de parto prematuro, padece alguna enfermedad o existe alguna condición médica que se lo impida.

¿Qué tipo de ejercicio puedo realizar durante el embarazo?

La mayoría de las mujeres embarazadas pueden hacer ejercicio moderado durante 30 minutos, todos o casi todos los días.

Los ejercicios recomendables son: caminata, bicicleta fija, aeróbicos de baja intensidad, yoga y natación. Esta última es particularmente atractiva, ya que otorga la sensación de que el cuerpo no pesa.

Si ya realizaba habitualmente algún deporte, revise con su médico si lo puede continuar o debe modificar su rutina. Por el contrario, si no realizaba con anterioridad ejercicio alguno, es conveniente que lo haga gradualmente; por ejemplo, inicie con 5 minutos diarios e incremente 5 cada semana hasta llegar a 30 minutos. En ninguno de los dos casos deberá extralimitarse.

¿Qué ejercicios debo evitar durante el embarazo?

Todas aquellas actividades físicas que impliquen movimientos bruscos, caídas, carga de peso adicional y golpes en el abdomen, tales como: juegos con raquetas, baloncesto, esquiar, montar a caballo, bicicleta de montaña y buceo. Asimismo, debe evitarse el uso de aguas termales y jacuzzis, por el incremento en la temperatura corporal.

Tampoco es aconsejable hacer ejercicios en los que tenga que permanecer boca arriba, ya que pueden interferir con la circulación sanguínea.

 

¿A qué debo prestar atención mientras hago ejercicio?

Deberá prestar atención a las señales que le envíe su cuerpo. Si siente cansancio, dificultad para respirar, palpitaciones, dolor de cabeza, mareo o dolor de espalda, deberá detener la actividad que está realizando.

En caso de que presente alguno de estos síntomas: salida de líquido por la vagina, hemorragia vaginal, dolor o falta de aire inusual, contracciones uterinas, disminución de los movimientos fetales o dolor en el pecho, deberá suspender cualquier ejercicio y contactar de inmediato a su médico.

 

Dr. Sergio Estévez González

Ginecólogo / Biólogo de la Reproducción Humana

Director de Diagnóstico y Tratamiento en Salud Reproductiva

Director de Ob´s

La protección solar durante el embarazo

Durante el embarazo existen muchos productos que hay que eliminar y suspender mientras éste dura, pero existen muchos más que debemos de acostumbrarnos a usar durante nuestro embarazo e incluso durante la lactancia. Uno de estos productos es el uso de protectores solares. Ya sea en pantalla o en filtro, la protección deberá de ser diaria, aun cuando no creas que vayas a salir o tengas que estar en casa en reposo.

Tal es el caso de los Rayos UVA, que son los más dañinos, pueden traspasar vidrios y reflejarse en las paredes o pisos de nuestra casa. Estos rayos son los causantes de muchas manchas en el embarazo. Y si durante esta etapa estamos vulnerables respecto a nuestra pigmentación, que mejor que evitar estas desagradables huellas en la piel.

El 70{b34cf8a86265514c24bd3028be556c2b34c707ec0e4a4dccc904d352127c161f} de las mujeres experimentan lo que se llama “Melasma” o “máscara del embarazo”. Y se localiza como manchas oscuras sobre mejillas, nariz y frente. Estas manchas pueden surgir por el uso de pastillas anticonceptivas y los cambios hormonales. Una vez que el melasma se manifiesta lo único que puedes hacer para que no progrese es utilizar filtros o pantallas solares.  Puedes conseguirlos con una protección del 20 hasta el 50. Existen protecciones mayores pero las que digan ser mayores al 50 pueden no ser reales.

Durante el embarazo y lactancia debes fijarte bien en las etiquetas o preguntar si contienen PABA, si es así, evita adquirirlos ya que esta sustancia puede generar reacciones alérgicas desagradables.

Si estas acostumbrada a la utilización de filtros y pantallas solares y estás embarazada revisa tus productos; si encuentras esta sustancia y no sabias que la tenia, consulta a tu médico. No te espantes, suspende su uso y sigue las indicaciones que te de el especialista.

La utilización de filtro solar no solo es recomendable durante el embarazo y lactancia, se recomienda su uso de por vida, ya sea que la protección sea en envase exclusivo como protector solar o que venga en productos como cremas hidratantes o maquillajes, lo importante es no dejar de protegerte. Su uso constante no solo ayuda a evitar manchas ya  que sirve para evitar el envejecimiento prematuro, retrasar las arrugas e impedir algunos tipos de cáncer de piel.

 

Martha Aline De la Fuente L.

Mtra. Consultora en Imagen Pública

 

Incompatibilidad a Grupos Sanguíneos.

Existen cuatro combinaciones de tipos sanguíneos (A, B, AB y O). Se basa su clasificación en pequeñas moléculas en la pared de las células sanguíneas.

¿Porqué se hace incompatibilidad?

Cuando un grupo sanguíneo es expuesto a otro tipo, hace que el sistema inmunológico reaccione contra el grupo desconocido, esto hace que forme anticuerpos. La sangre tipo O no causa reacción inmune a los otros tipos sanguíneos, por eso puede utilizarse en cualquier tipo de paciente (donadores universales). Sin embargo, gente con tipo O sólo puede recibir sangre tipo O.

¿Cómo un bebé puede hacer Incompatibilidad ABO?

También conocida como Enfermedad Hemolítica del Recién nacido. Es cuando los anticuerpos maternos (IgG) pasan la placenta y atacan el grupo sanguíneo del bebé. Para que esto suceda, la mamá debe ser grupo sanguíneo O y el bebé debe tener distinto grupo sanguíneo al O, esto debido a que éstas mamás pueden producir grandes cantidades de IgG, lo cual sucede raramente con mamás con grupos sanguíneos A y B.

¿Qué riesgos tengo?

Sucede mucho más frecuente en el primer embarazo, y en embarazos posteriores el riesgo disminuye. Aunque es muy frecuente, sólo una quinta parte de los casos desarrollará síntomas.

¿Cómo se ponen en contacto las sangres de la mamá y el feto?

Lo más frecuente es por transfusión feto-placentaria, la cual se encuentra en algunos embarazos, no en todos.

¿Cómo podemos diagnosticarlos?

No hay pruebas prenatales. Se hace el diagnóstico una vez nacido el bebé y que inicie con ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas) durante el primer día de vida.

¿Cuál es su tratamiento?

Generalmente con fototerapia, es decir, se expone al bebé a una luz especial de un espectro específico que hace que las bilirrubinas (pigmento causante de la ictericia) pueden ser excretadas en la orina y en las evacuaciones. Rara vez ameritan recambio de sangre (ex sanguíneo-transfusión).

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo

Signos Y Síntomas Del Embarazo

Cuando finalmente estamos embarazadas nuestro cuerpo nos avisa sintiendo uno o más de los siguientes signos y síntomas:

  • Ausencia de la menstruación (en la mayoría de los casos)
  • Náuseas. Estas pueden ser acompañadas de vómito o sin él.
  • Mareos
  • Aborrecimiento a ciertos alimentos que generalmente nos gustan
  • Antojos, incluso de alimentos que no acostumbramos o no nos gustan.
  • Fatiga
  • Ganas de orinar constantemente, aunque solo tengamos un poco de orina.
  • Cambios en los senos, sensibilidad, comezón e hinchazón de los mismos
  • Oscurecimiento de la areola (zona que rodea el pezón)
  • Líneas azules y rosas debajo de la piel de los pechos y más tarde del abdomen
  • Extraño sabor en la boca
  • Y estando más avanzado el embarazo (4to o 5to mes) oscurecimiento de la línea que va del ombligo al pubis.

Sin embargo, cada embarazo es diferente y puede ser que lo que hayas sentido en tu primer embarazo no se sienta igual en el segundo, incluso en un tercero. Y pasa lo mismo de una a otra mujer, aun cuando son familiares cercanas. Hay algunas mujeres que pueden tener manchado o sangrar y confundirlo con menstruación, cuando en realidad lo que sucede es la implantación del embrión en el útero.

Ante cualquier síntoma o sospecha que tengas acude con tu médico y él podrá confirmarte la buena noticia, además de que te indicará qué es lo mejor que debes hacer para ti y tu bebe.

Artículo escrito por Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.