Lugares De Trabajo Riesgosos

Afortunadamente, para muchos millones de mujeres en el mundo que trabajan, la mayoría de los lugares para laborar son seguros, tanto para las embarazadas como para las que se encuentran en periodo de lactancia. Sin embargo, sí hay algunos lugares que se deben de considerar riesgosos. Revisaremos los más comunes:

Oficinas: probablemente el lugar más seguro para que trabaje una embarazada es una oficina, y es que no genera ningún problema el estar en un lugar así. Incluso cuando hace algunas décadas se creía que el monitor de las computadoras generaba radiación dañina para las embarazadas, se ha confirmado que no pasa absolutamente nada, ya que se llevaron al cabo muchos estudios a fondo para llegar a esta conclusión. Sin embargo, se deben de considerar algunos asuntos que no solo las embarazadas deberían de tomar en cuenta, ya que el estar frente a una computadora durante mucho tiempo genera molestias innecesarias, para ello deberá: Tomar descansos cada hora aproximadamente, ir al baño contantemente, estirarse y mover todas las partes del cuerpo, especialmente: cintura, cuello, brazos y piernas; procure que su escritorio tenga el teclado de la computadora a la altura conveniente, que su monitor no esté ni tan cerca, ni tan alejado, del mismo modo ni muy alto, ni tan bajo que se tenga que lastimar el cuello para observarlo; Procure tener un silla de altura regulable o de preferencia ergonómica.

Intendencia: algunos de los productos que se utilizan para la limpieza pueden ser peligrosos tanto por los gases que sueltan como por lo corrosivo que pueden llegar a ser a la piel. Para ello, se deberán de tomar medidas extremas como lo pueden ser el uso de guantes que siempre estén en impecables condiciones (sin roturas o agujeros); algunos de los productos químicos pueden absorberse por la piel hacia el torrente sanguíneo y entrar a través de la placenta hasta el bebé. Algunos productos expelen gases que en exceso pueden hacerte daño y a tu bebé, se recomienda mantener una ventilación adecuada. Si no puede tener una buena ventilación pida permiso para que otra persona realice ese trabajo o le permitan no utilizarlo o cambiarlo por otro.

Personal dedicado a la medicina: El personal médico, llámense, doctores, enfermeras, técnicos, veterinarios, etc. siempre se exponen independientemente de si están embarazadas o no. Pero para ello se deben tomar medidas muy precisas para poder llevar en completa seguridad un embarazo. Por ejemplo: evitar gases anestésicos, formaldehidos, manejo de sangre sin guantes, exposición a rayos X, limitar su exposición a pacientes infecciosos (con varicela, rubeola o rotavirus, por ejemplo). Será de vital importancia utilizar el equipo adecuado que permita un alto grado de protección ante cualquier situación, como los chalecos antirradiación, los guantes y tapabocas.

Fábrica: Algunas fábricas pueden llegar a ser riesgosas debido a la cantidad de químicos que se utilizan. Existen cientos de productos que pueden ser sumamente peligrosos, acérquese a su sindicato y comente su condición para ver la posibilidad de ser trasladada temporalmente o para que le informen de cuáles son los productos que debe evitar o manejar con mayor precaución. Otro punto dentro de las fabricas es que algunos manejan decibeles muy altos que son riesgosos para la audición en general, algunos empleados pueden utilizar tapones para los oídos pero no los bebés, por lo que deberá de pedir un cambio inmediato ya que los sonidos muy fuertes están asociados no solo con pérdida de audición sino también con partos prematuros y bajo peso al nacimiento.

El estrés en el trabajo: el estrés nunca es bueno y menos para una embarazada ya que está asociado a bajo peso en el feto y nacimiento prematuro. Lo ideal es buscar una forma de relajarse si es que no se puede pedir un cambio de puesto o adelantar la licencia de maternidad. Busque formas para distraerse, como tomar clases de yoga prenatal, caminar por las mañanas o noches, realizar alguna manualidad, pasear más seguido, etc.

Trabajo agotador: existen algunos trabajos en los que deberá de cargar cosas, rotar horarios o trabajar demasiadas horas seguidas, estar de pie la mayor parte del tiempo o mantenerse en constante movimiento. Evítelo para el segundo trimestre, y si no puede solicite un cambio. Puede afectar a su salud o la de su bebé, incluso provocar un parto prematuro.

Es de entenderse que muchas veces por problemas económicos no se pueden dejar los empleos, sin embargo, existen leyes que cuidan a las embarazadas y nadie debe de despedir o de negar el empleo a una embarazada, lo ideal es encontrarlo en este periodo. Siempre hable con sus superiores, siga todas las reglas laborales para que puedan tenerle consideraciones especiales durante el embarazo y después de este.

Cuídese, existen muchos tipos de trabajos que pueden ser peligrosos no solo los mencionados aquí, puede haber mujeres que trabajen en aviones, en salones de belleza, reporteras, maestras que trabajen con niños pequeños, investigadoras o exploradoras en lugares recónditos del planeta, etc. No se confíe, busque ayuda de otros para que hagan lo que usted no puede de momento. Apóyese en jefes, sindicatos y hasta en compañeros que de seguro no le negarán su ayuda. Protéjase, use todos los utensilios, material o equipo que mantenga la seguridad en su persona y en su bebé.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en imagen Pública.

Recent Posts
Contáctanos

Puedes enviarnos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Start typing and press Enter to search

avisar en el trabajo que estás embarazada Sana y Hermosa