Vómitos, Mareos Y Nauseas Durante El Embarazo

Uno de los mitos más grandes es que todas las mujeres embarazadas tendrán vómitos, náuseas y mareos durante el embarazo, la realidad es que esto no es cierto solo de un tercio a la mitad de las embarazadas lo sufrirán y no todas estas lo padecerán por las mañanas, algunas serán por las tardes, otras todo el día o solo la noche y las demás las 24 hrs.

Algunas afortunadas que no padezcan estas molestias no deben de sentirse “menos embarazadas” como algunas mujeres lo pueden llegar a creer. Por el contrario tendrán la oportunidad de disfrutar un poco más los primeros meses del embarazo.

¿Cuándo se inician estas molestias?

Generalmente  alrededor de la 6ta semanas de embarazo.

¿A qué se atribuyen los vómitos, mareos y nauseas?

Nadie sabe a qué se deben los vómitos, náuseas y mareos durante el embarazo. Existen muchas teorías y sobre todo mitos. Sin embargo, una causa en específico no está determinada. Lo único que se puede confirmar es que en la gran mayoría de los casos estos no duran más allá del tercer mes y en pocas mujeres continúan hasta finales del segundo trimestre. Solo en los casos de tener dos o más bebés en gestación pueden durar los 9 meses.  Una  de las teorías sobre el porqué de estas molestias es por los elevados niveles de la hormona del embarazo GCh (Gonadotropina Coriónica) en la sangre durante el primer trimestre.

Por otro lado, no todas las mujeres padecen todas estas molestias, algunas solo se sienten mareadas pero nunca vomitan o viceversa. Como ya lo hemos comentado en otros artículos no todas las mujeres son iguales, del mismo modo no todo los embarazos en una misma mujer son iguales, tampoco.

Otra teoría es el estrés durante el embarazo. El estrés afecta de muchos modos a la mamá y al feto en desarrollo por lo que es importante calmarse, a mayor nivel de estrés existen mayores posibilidades de padecer molestias matutinas como el vómito, náuseas y mareos. Especialmente las mujeres que se embarazan por primera vez pueden sentirse más ansiosas, y con mayor temor que una que ya ha estado embarazada, lo cual pude desencadenar continuas molestias a su sistema digestivo. Muchas mujeres también experimentan fatiga excesiva durante esta maravillosa etapa y es por ello que el cansancio físico y mental pueda llegar a generar estas desagradables molestias.

¿Existe alguna cura para las náuseas, mareos y vómitos durante el embarazo?

Desafortunadamente no existe nada para curar estas molestias, solo algunos remedios que ayudan a minimizar los síntomas. La única cura es el paso del tiempo. Esperar a que pasen los primeros 3 meses o en algunos casos  a que termine el embarazo.

Consejos para aliviar las molestias de los vómitos, mareos y nauseas:

Una dieta bien equilibrada ayuda mucho a minimizar estas contrariedades. El consumo de proteínas e hidratos de carbono ayuda mucho. Lo ideal es pedir consejo al ginecólogo para que recomiende lo mejor para cada caso.

El consumo de líquidos beneficia bastante especialmente cuando no se toleran los alimentos sólidos y más cuando hay mucha perdida de líquido debido a los vómitos. Pueden consumirse caldos, jugos y bebidas recomendadas por el especialista. Consumir frutas y verduras funciona también cuando algunas embarazadas no toleran solo el consumo de líquidos pero sí  algo un poco sólido.

Algunos aromas, sabores o la simple vista de algunos platillos pueden generar malestares. Lo ideal es alejarse o dejar de preparar esos alimentos que afectan.  Algunas mujeres han comentado que muchos alimentos que antes eran sus favoritos no los toleraban durante el embarazo y por el contrario, alimentos que les desagradaban se convirtieron en sus favoritos en esta etapa. Sin embargo, al nacer su bebé todo volvió a la “normalidad” en cuestión de gustos alimenticios. Evita comer alimentos o líquidos que te afecten aun cuando “debas” consumirlos, es mejor no comerlos o tomarlos a sentirte mal. Guíate por lo que te apetece, pero considera que solo comer un solo producto no es bueno por mas antojo que tengas o por que sea lo único que toleres, en este caso platícalo con tu ginecólogo. El jengibre puede ser de gran ayuda, ya sea preparado, en pastillas dulces o simplemente el aroma ayuda mucho.

El tener varias comidas pequeñas en vez de 3 abundantes puede ayudar a no dejar vacío el estómago y sentir estas molestias.

Por las mañanas comer antes de levantarte puede ayudar mucho. Unos veinte minutos acostada comiendo unas galletas saladas o integrales o unas pocas frutas deshidratadas que dejes en la mesita de noche antes de acostarte pueden ayudar a no sentirte mal cuando te pongas en pie. Incluso cuando te sientas con hambre o molesta por la madrugada también pueden ser un gran alivio.

¿Qué es la hiperemésis gravídica?

Es cuando las náuseas y vómitos son intensos y constantes durante el embarazo que pueden conducir hasta la deshidratación. En ocasiones es necesario que consuman suplementos vitamínicos prenatales (especialmente vitamina B6), solo se deberán de tomar los recomendados por el ginecólogo. También es útil fraccionar alimentos en 5 tomas diarias (como ya habíamos mencionado). Evita los remedios caseros, herbolarios, o alternativos que no sean aceptados por tu ginecólogo, a algunas mujeres pueden funcionarles a otras pueden provocarles serios daños tanto a ellas como al desarrollo de su bebé. No te auto-mediques solo porque alguien muy cercano te lo recomiende aunque sea con buena intención, pregunta primero a tu médico, solo él con tu expediente podrá darte o no, luz verde para dicho tratamiento. En ocasiones puede ser necesario la hospitalización.

¿En qué puede afectarme el vómito?

El vómito puede afectar a tus dientes y aliento. Favorece caries por la acidez excesiva en tu boca proveniente de los ácidos estomacales; para evitarlas, procura mantener una buena higiene de tu boca. Algunas mujeres no toleran los enjuagues bucales o las pastas de dientes. Pregunta a tu especialista cuales pueden ser los más indicados para tu caso.

Son muy escasos los embarazos en que las náuseas, vómitos y mareos afectan la salud de la embarazada, sin embargo, si crees que es tu caso por perdida excesiva de peso, molestias insoportables o cualquier síntoma que consideres anormal deberás de hablar con tu médico para que te de las mejores recomendaciones o incluso te someta a un tratamiento muy específico.

Consejo extra:

Es probable que mientras estés en el trabajo o en la calle sientas algún mareo o nausea y quizá sea irremediable el vomitar. Si esto llega a suceder, no dudes en pedir ayuda. Nadie te juzgará, por el contrario comprenderán que estás embarazada y que es común que las embrazadas se sientan mal los primeros meses. Lleva contigo, un kit que te ayude en caso de necesitarlo, agrégale: Una bolsa de plástico para guardar ropa sucia, una bolsa de papel para respirar en su interior por si sientes nauseas, una bolsa de plástico por si vomitas, cepillo de dientes y pasta, cepillo para el cabello, ligas para sujetar el cabello en caso de que tengas que vomitar y no tengas quien te sujete el cabello, mentas para el aliento, pastillas de antiácido (solo si te las permite el ginecólogo), toallas húmedas y/o desinfectantes, alcohol en gel para desinfectar manos y todo lo que creas que puedas necesitar. También te recomendamos agregues una tarjeta enmicada para los casos de emergencia; deberás de incluir el teléfono del hospital y de tu ginecólogo, el teléfono de algún familiar o amigo que pueda apoyar, peso, talla, edad, tipo de sangre y alergias en caso de que tengas y si puedes agregar la semana de embarazo en que te encuentras estaría bien o la fecha de tu última menstruación.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.

Tal vez también te interese leer
Trabajo de parto
Leer más

Trabajo De Parto

¿Qué es? Es cuando se inicia la actividad uterina, es decir, la frecuencia de las contracciones, su duración…
Leer más
Hipo Fetal - sana y hermosa
Leer más

Hipo Fetal

A partir de la segunda mitad del embarazo y más común al iniciarse el tercer trimestre del embarazo,…
Leer más