Estrías

Las estrías aunque pueden ser un problema estético, llegan a ser un problema psicológico cuando estas afectan la autoestima generando depresión en la mujer.

La piel se rompe en sus  capas superiores: la dermis y la epidermis, generando cicatrices delgadas. Las estrías se deben a los cambios hormonales o de peso y los estiramientos de la piel que surgen durante el embarazo o los aumentos bruscos de talla.
Las estrías del embarazo surgen cuando el feto crece y se hace notorio en el cuerpo, es decir, a partir del segundo trimestre. Aunque muchas mujeres han reportado rompimiento de su piel desde el principio del embarazo. Las estrías generalmente surgen, en el vientre, muslos, al rededor del ombligo, en los pechos, en los glúteos y detrás de los brazos.
Al principio las estrías son rosáceas y pueden llegar a tener solución si su ginecólogo le da un tratamiento que evite que estas crezcan. Después cambian de color y se vuelven blancuzcas y es en ese momento que es más complicado tratarlas. Con el tiempo las estrías toman el mismo color que se tiene en el resto de la piel pero no llegan a desaparecer, jamás por sí solas. Evite auto recetarse pues aunque algunas cremas esteroides funcionan muy bien, su médico es el único que puede decir si usted puede o no aplicarlas en su cuerpo según su condición de salud o del grado de medicamento que pueda pasar a su bebé.
Es muy importante que se acepte la idea de que en la mayoría de las mujeres, las estrías son inevitables. Solo unas cuantas mujeres (aproximadamente el 10%) pueden presumir que no padecieron de estrías aun después de varios embarazos; y esto es cuestión de la genética y la calidad de la piel y los cuidados que cada mujer les dé.

 

Tratamientos eficaces

No existe una crema que sea realmente eficaz en el tratamiento de las estrías durante el embarazo, ningún producto evita que estas desaparezcan.

Se cree que la aplicación de aceites como los de almendras dulces, oliva o de vitamina “E” ayudan a evitar las estrías, sin embargo, no ha sido científicamente comprobado. También se cree que productos con “Manteca de Karité” o  “Manteca de Cacao” previenen las estrías. Tampoco está comprobado. Estos productos lo que hacen es que retienen la humedad permitiendo una humectación que ayuda a tener una mejor elasticidad de la piel.

Sin embargo, se puede evitar que las estrías sean profundas o demasiadas. Para ello se recomienda mantener humectada la piel desde antes del embarazo y la mejor forma de hacerlo es tomar mucha agua antes, durante y después de estar embarazada.

Si pese a que no existe un tratamiento efectivo para evitarlas quiere intentar algún método, que sea lo que recomendamos aquí y es seguro para la mujer embarazada:

Evítese aumentar demasiado rápido de peso. Y después del embarazo, procure bajar de peso de manera lenta y segura.

Consuma alimentos altos en antioxidantes: frutas o verduras, rojas, amarillas o naranjas que ayudan a la reparación de tejidos.

Las porciones adecuadas de proteínas y bajas cantidades de grasa, ayudan a la elasticidad de la piel; tal es el caso de linaza y pescados pero, ¡cuidado! Con el consumo excesivo de pescado, ya que no es bueno para las embarazadas consumirlo en demasía. http://www.sanayhermosa.com/2013/07/evite-estos-alimentos-durante-su-embarazo/

http://www.sanayhermosa.com/2013/03/embarazo-y-omega-3/

El mantenerse con una rutina de ejercicios adecuados a su condición ayuda en la elasticidad de la piel, mantener un peso adecuado y la circulación correcta de la sangre.

La sobre exposición al sol no es buena ni para las estrías, arrugas, manchas (melasma) (http://www.sanayhermosa.com/2013/04/melasma-pano/) o celulitis. Aplique bloqueadores solares durante todo el embarazo, y durante el resto de su vida. http://www.sanayhermosa.com/2013/03/la-proteccion-solar-durante-el-embarazo/

No utilice jabones con detergente, procure que sean lo más neutros posible, utilice geles limpiadores o cremas de ducha durante el baño para dar un poco más de humectación a la piel.

El untarse cuanta crema o aceite se encuentre no elimina de ningún modo las estrías, aun cuando la crema cueste miles de pesos. No es cuestión de cuánto se gaste, es más bien de cuánto se cuide toda su vida y mantenga su salud en buen estado desde pequeña y hasta su vejez.

Todo tratamiento que se vaya a llevar a cabo una vez que hayan salido las estrías, deberá de hacerse cuando el embarazo y la lactancia lleguen a su fin.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.

Recent Posts
Contáctanos

Puedes enviarnos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Start typing and press Enter to search

Melasma (Paño)Qué son las várices