Cuando tu hijo/hija necesita tratamiento dental urgente, tu odontopediatra se encuentra preparado para ayudar.

Mantén a la mano el número telefónico de emergencia disponible.

¿Qué debo hace si mi hijo/hija sufre un traumatismo (golpe) en la cara y/o boca y alguno de sus dientes se pierde o fractura?

Encuentra el diente, enjuágalo cuidadosamente con agua fría sosteniéndolo de la corona (por ningún motivo lo talles o limpies con jabón, usa solamente agua). Si es posible, pon el diente nuevamente en el sitio que antes ocupaba (alveolo) y mantenlo en su lugar con una gasa o tela limpia. Si no puedes hacerlo, coloca el diente en un recipiente con leche y acude al odontopediatra inmediatamente (llama al número de emergencia si no es hora de trabajo). Mientras más rápido actúes, más oportunidad tendrás de salvar el diente.

¿Qué hago si se fractura un diente después de un traumatismo (golpe)?

Llama a tu odontopediatra en cuanto puedas; acciones rápidas pueden salvar el diente, prevenir infecciones y disminuir la necesidad de un tratamiento dental más extenso.

Enjuaga su boca con agua, aplica compresas frías en la zona para reducir la inflamación. Si puedes encontrar el fragmento de diente, llévalo contigo al dentista.

¿Qué hago si mi hijo/hija sufre una fractura de los maxilares o un traumatismo o golpe intenso en la cabeza?

Acude inmediatamente a la sala de emergencias del hospital más cercano. Un golpe en la cabeza puede poner en riesgo la vida de tu hijo.

¿Pueden las emergencias dentales ser prevenidas?

¡¡¡POR SUPUESTO!!!

Primero, reduce el riesgo de sufrir un traumatismo oral cuando se hace algún tipo de deporte de contacto utilizando protectores (guardas) bucales.

Segundo, siempre utiliza cinturón de seguridad para niños pequeños en tu automóvil. Solicita el uso de cinturones a cualquier persona que vaya en tu coche.

Tercero, prevé accidentes en casa, caídas, problemas con la electricidad o con objetos pequeños que tu hijo pueda llevarse a la boca.

Cuarto, protege a tu hijo de dolores dentales innecesarios con visitas regulares al dentista y cuidados preventivos.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Sacal Asse

Odontología Pediátrica