Pediculosis Capitis (Piojos)

Es la infestación de la cabeza con piojos y/o sus huevecillos (liendres) y es más común de lo que la mayoría piensa. Los piojos de la cabeza pueden pasar su vida entera en el mismo huésped (humano). Se alimentan de sangre. Se contagian de una cabeza a otra. Se encuentran a cualquier nivel socioeconómico. Más frecuente en niñas entre los 3 y 14 años de edad, pero esto no excluye niños o que se presente a cualquier edad. 

Síntomas: Comezón del cuero cabelludo y puede tardarse en presentar de 1 a 4 semanas posterior a la primera infestación, sin embargo, pueden empezar los síntomas el mismo día durante una segunda infestación. Puede haber hinchazón de los ganglios locales y hasta fiebre. La comezón puede generalizarse por una reacción alérgica a los piojos. 

¿Cómo saber si tenemos piojos y qué hacer contra ellos? 

Para realizar una verificación para saber si tenemos piojos, hay que enjuagar el cabello con agua caliente (lo más soportable) sobre una bandeja de plástico o sobre el lavabo si tiene tapón. Pueden usarse cualquier tipo de lubricante (enjuagues, aceite de oliva, etc. NO recomiendo shampoo, ya que con la espuma será difícil verlos). El enjuague es el más recomendado, ya que atrapa los piojos en una película viscosa ya sea en el peine o en la toalla, haciendo más fácil su detección, también podemos verlos en el agua al caerse. Debemos pasar una toalla de algodón, preferentemente de color blanco, constantemente y fuerte para despegar los animalitos y sus huevecillos. Pasar, seis veces mínimo en cada sección de la cabeza en dirección del cuero cabelludo hasta las puntas, un peine de dientes finos (muy pegados) y limpiar el peine cada vez con una toalla blanca para visualizar piojos y/o liendres. El peine puede ser de plástico o metal, pero con dientes muy pegados entre sí. 

Una vez identificado que si hay pijos y/o liendres. 

Se puede usar una secadora de cabello y el peine de dientes finos para despegar ambos. Aunque también un método muy bueno, pero menos eficaz que usar agua caliente. 

Los piojos y/o liendres pueden adherirse al cuello o a las muñecas de las manos tanto de la persona infestada como de quien los está limpiando, por lo que es preciso asearse y revisarse después del procedimiento. 

 

El clima también influye en el número de huevecillos colocados y la duración en que éstos se adhieren a los cabellos. Siendo en la Ciudad de México de 7-9 días, por lo que iniciar un segundo tratamiento entre los días 7-10 es muy recomendable. 

El uso de pediculicidas intoxica poco a poco a los piojos y tardan hasta 10 días en matarlos, el problema es que no evitan que sigan poniendo huevecillos. Por lo que su uso solo no está del todo recomendado. Pueden presentarse alergias a estos productos, por lo que deben ser recomendados por sus médicos. 

Conclusiones: 

Es recomendable usar 3 tratamientos al mismo tiempo para asegurar el 100% de éxito. Los 2 primeros ya descritos (uso de agua y peine y uso de pediculicidas). El tercero es usar medicamentos orales que matan más rápidamente a los piojos al tomar sangre humana. 

Para evitar reinfestaciones, lo más recomendable es hablar con nuestros hijos de cómo pueden transmitirse los piojos y evitar frotarse la cabeza o prestarse utensilios para peinarse y gorras. Es raro sugerir cortarse el cabello, pero también es una opción para cambiar de look. 

No confundirse con las pulgas, que pueden contagiarse de los animales. Los piojos son exclusivos de los seres humanos, por lo que no es necesario dejar de querer a nuestras mascotas. 

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta. Pediatra – Neonatólogo 

Recent Posts
Contáctanos

Puedes enviarnos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Start typing and press Enter to search

Terrores Nocturnos - sana y hermosa