Nació tu bebé, terminaste la lactancia y tienes problemas con tu cabello ¿Tu cabello se cae y pareciera que te quedarás calva? ¿Está tan reseco que ha perdido brillo y manejabilidad? Eso es muy común debido a los cambios hormonales que se suceden una vez que pasa el parto y termina la lactancia. Es cuestión de paciencia y que la locura de las hormonas vuelva a su estado normal. Por el momento puedes pensar en hacerte un cambio de look y empezar con una linda imagen con tu nueva vida. De ese modo, al cortar  tu cabello eliminarás las puntas quebradas y ayudarás a que luzca más sano y brillante. En el caso de resequedad o “cabello de estropajo” puedes consumir pescado, especialmente el salmón, además de otros ácidos grasos como son el aceite de olivo, las nueces, aceitunas y aguacate. No abuses de ellos. Evita le exceso de secadoras de cabello  y alaciadoras. Retrasa el uso de tintes de cabello y permanentes, así como el alaciado permanente, hasta que tu cabello esté fuerte otra vez. Puedes utilizar tratamientos de salón que sean para nutrir e hidratar. En casa puedes aplicar tratamientos que contengan ginseng, colágeno, elastina, aceite de argán o aceite de coco. No abuses de los acondicionadores ni de los champús que tienen demasiado jabón.

Aplica gotitas para evitar el frizz después del baño y antes de peinar tu cabello. Y no te preocupes, calva no te quedarás aunque parezca que sí. Muy pronto lucirás un cabello espectacular.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Recommended Posts