La ropa interior de maternidad puede parecer que más que una necesidad es un lujo innecesario. Sin embargo, la ropa interior para embarazadas puede ser tan necesaria o más que la ropa exterior de maternidad. ¿El motivo? Sencillo, está hecha para darte confort y libertad al crecimiento de tu panza y senos.

Pantaletas

Los calzones, bikini, boxers e hilos dentales están hechos de algodón muy suave que permiten una buena transpiración y respiración de tu piel. Durante el embarazo tu piel puede llegar a sudar de más y es muy incómodo que tu ropa interior esté húmeda por la sudoración excesiva. Con este algodón no sucederá eso.

La comodidad que te brindan en la parte delantera es superior a los calzones regulares, esto es porque el corte de estos queda exactamente en la parte baja de tu abdomen, evitando que el resorte te presione conforme va creciendo tu pancita.

El corte en la parte trasera se amolda perfectamente a tu trasero permitiendo que la tela no se abulte.

El algodón contiene cierto grado de elasticidad que permite que tus pantaletas vayan creciendo conforme vayas creciendo tú, sin que se te marquen o ajusten dejándote lastimada la zona de abdomen o piernas.

Son ideales para después del parto ya que, conforme tu cuerpo vaya adquiriendo su forma regular tus pantaletas no perderán su forma y se amoldarán sin lastimarte en caso de una cesárea.

No se te aconseja que adquieras tallas más grandes de la talla que tenías antes de quedar embarazada ya que los diseñadores de este tipo de ropa se han dado a la tarea de mantener tu talla y solo darle espacio a las partes que saben que van a cambiar su forma y tamaño.

Si compras tallas más grandes de ropa interior que son sea de maternidad corres el riesgo de que los resortes se te encajen en el abdomen generándote una incomodidad por el resto del día. Se hagan “bolas” en la parte trasera y no permitan lucir tu ropa exterior. Además de que se convertirán en un gasto innecesario ya que terminarás desechándolos y comprando ropa que realmente te permita disfrutar de tu cuerpo y los momentos por los que estás pasando.

Los tipos de pantaletas o calzones que encontrarás de maternidad son todos: De cintura alta, tipo faja, con corte francés, tipo bóxer, bikinis, hilo dental, etc. Podrás encontrar un modelo de ropa interior para cada estilo de ropa exterior.

 

Los Brasieres

En el caso de los brasieres aplica igual que las pantaletas, podrán encontrar tela cómodas, suaves, y que te permitan transpirar.

Los modelos de brasier pueden ser para todo tipo de vestidos o blusas: con tirantes gruesos, tirantes delgados, strapless, tirantes cruzados, deportivos y hasta para dormir.

Los brasieres para dormir son muy cómodos ya que te ayudan a soportar el peso de tus pechos cuando están creciendo o cuando se comienzan a llenar de leche. Generalmente están hechos de tela de algodón extra suave para evitar que te roses o generen algún tipo de molestia en esta zona que se vuelve demasiado sensible. Tienen un soporte magnífico sin que sientas que llevas puesto un brasier. Son ideales para el hospital ya que permiten iniciar la lactancia.

La mayoría de los brasieres de maternidad tienen la función de que te ayudan con soporte, suavidad y comodidad mientras estás embarazada; una vez que nace tu bebé se convierten en brasieres de lactancia, es decir, permiten que sus copas se desprendan o desabrochen con facilidad para que puedas dar pecho a tu bebé. Se vuelven tan cómodos cuando amamantes que no querrás quitártelos ya que con solo una mano puedes bajar la copa o desabrochar el frente sin que descuides con la otra mano a tu bebé.

Las tallas también se compran en base a la talla que eras antes de tu embarazo, sin embargo puedes pedir en la boutique en donde la adquieras que te midan para que estés completamente segura de que lo que estás comprando te va a amoldar perfectamente.

Independientemente de que estés embarazada puedes encontrar ropa interior sexy, deportiva, clásica, o del estilo que seas, incluso puedes adquirir ropa para lucir solo con tu pareja.

Pero no olvides lavarla a mano con un detergente suave y neutro para que te dure más. Evita meterla en la lavadora y jamás la metas a la secadora.

Verás que la ropa interior de maternidad es tan cómoda y linda que cuando termine tu embarazo querrás comprar más.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública.