¿Qué es?

Es un miembro de la familia de las vitaminas B (B9). También se le conoce como Folato. La mejor fuente para obtenerlos de la dieta es en los cereales fortificados (la mayoría lo están), pero …

¿Porqué es importante tomarlo?

Es un precursor de la formación de las células rojas de la sangre, también llamadas eritrocitos. Además ayuda a que el tubo neural del bebé se forme adecuadamente.Tiene un papel fundamental en el crecimiento y diferenciación celular, haciendo que todos los tejidos se desarrollen adecuadamente. Además los suplementos exclusivos son muy baratos y fáciles de encontrar.

¿Qué es el tubo neural?

Durante su formación, tiene forma de tubo. Incluye al cerebro y la espina dorsal, de donde emergen los nervios hacia las extremidades y órganos.

¿Cuánto debo ingerir de Acido Fólico?

Lo recomendable son 400 microgramos (mcgr) al día, antes y durante el primer trimestre el embarazo. A partir del segundo y tercer trimestres, la dosis recomendada es de 600 mcg al día. Durante la lactancia (mientras el cerebro sigue desarrollándose rápidamente) es de 500 mcgr al día.

¿Cuándo debo empezar a ingerirlo?

Lo recomendable es en cuando empieces a planear embarazarte. Los defectos del nacimiento inician durante las primeras semanas de embarazo (3-4 semanas), aún antes de que te des cuenta que estás embarazada. Hay estudios que demuestran que si ingieres acido fólico un año antes de embarazarte, tienes hasta un 50% menos riesgo de un parto prematuro.

Por lo menos, las recomendaciones internacionales sugieren iniciar a ingerirlo un mes antes de que quedes embarazada. Recuerda, el 50% de los embarazos no son planeados, por eso es importante que toda mujer en dad de concepción tome acido fólico. Sigue la marca recomendada por tu ginecólogo.

¿Y si no quiero tomar multivitamínicos?

No te preocupes, el acido fólico se vende por separado. Eso sí, no puedes tomar un multivitamínico y aparte dosis extras de acido fólico en tabletas. Es uno o el otro.El exceso de acido fólico también es perjudicial, checa la etiqueta y cerciórate de no sobrepasar las recomendaciones. Ningunas vitaminas deben reemplazar una dieta bien balanceada durante toda la vida, pero son un complemento esencial en ésta etapa, ya que los folatos sintéticos se absorben mejor que los naturales. Hacer ejercicio y comer sano son esenciales para un embarazo feliz.

En la dieta lo encuentras en cereales fortificados, lentejas, huevo, espinaca, hígado de res, frijoles, tortillas,  chícharos, coliflor, espárragos y jugo de naranja y  otros cítricos.

¿También las vegetarianas necesitamos suplementos?

Este grupo en particular debe tener mucho cuidado con los suplementos. Las dietas vegetarianas son deficientes en vitamina B12 (lo cual tampoco es bueno para el bebé) y el tomar acido fólico puede enmascararlo y hacer difícil su diagnóstico.

¿Qué enfermedades puedo prevenir?

Primeramente los defectos del tubo neural como son: Espina bífida (desarrollo incompleto de la espina dorsal y vértebras), Encefalocele (protrusión del tejido cerebral a través de un agujero del cráneo) y Anencefalia (desarrollo incompleto de la mayor parte del cerebro).

Si lo tomaste adecuadamente, también disminuye el riesgo de autismo, labio y paladar hendidos, parto prematuro y bajo peso al nacimiento. En la mamá puede prevenir preeclampsia (hipertensión del embarazo), infarto, algunos tipos de cáncer y Alzheimer.

¿Y si mi anterior hijo tuvo un defecto del tubo neural?

Si sigues estas sencillas reglas, reduces el riesgo en más de un 70% en tu nuevo embarazo.

¿Cuándo hay más riesgo de tener un hijo con defecto del tubo neural?

Primero cuando no se ingirió suficiente ácido fólico como ya describimos. En segundo lugar, cuando haya antecedentes familiares de éstos. Cuando la mamá sufre de obesidad desde antes del nacimiento (no se sabe la causa exacta), en éste caso, se recomiendan dosis más altas de acido fólico (600mcg antes y todo el embarazo), dependiendo la decisión de tu ginecólogo. También mamás con diabetes mellitus o que toman medicamentos para convulsiones pueden estar en riesgo. También consulta con tu ginecólogo la cantidad necesaria de acido fólico para ti.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

Pediatra – Neonatólogo. Mtro. Administración y Dirección de Hospitales.

Recommended Posts