Dientes Sanos Durante El Embarazo

La etapa de la gestación, conlleva muchos cambios en el cuerpo de la mujer, desde físicos y químicos hasta psicológicos. Uno de estos cambios se produce en
la cavidad bucal, por ello es necesario extremar el cuidado dental durante este periodo. Recuerde que los hábitos nutricionales sanos y una higiene dental adecuada destierran el viejo mito de que cada embarazo cuesta un diente.
Debido a los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante el embarazo, la futura mamá se vuelve más susceptible de padecer gingivitis
(inflamación de las encías) y caries.
El embarazo es un periodo de caos para la mucosa bucal, las encías y las piezas dentarias, ello se debe a que se produce un aumento de las hormonas progesterona y estrógeno y estas producen cambios en las estructuras de todo el organismo y, entre ellas, en los tejidos de la boca. Estos tejidos aumentan la irrigación sanguínea y sufren una mayor capacidad inflamatoria ante los irritantes locales externos, como la placa bacteriana por ejemplo que se forma por una mala higiene dental. Esta placa puede producir, gingivitis, enfermedad periodontal y hasta caries.
La placa bacteriana es la acumulación de gran cantidad de bacterias que rodea los dientes y las encías. Esta placa es más agresiva con las encías cuyo estado está influido por las hormonas, una mala alimentación o por mala higiene dental.
La Gingivitis es un proceso inflamatorio en el que las encías aparecen enrojecidas, sensibles y en ocasiones sangran; esto se puede presentar a partir del tercer mes de embarazo. Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar hacia una enfermedad periodontal más severa.
Si existiera gingivitis previamente al embarazo, la situación podría agravarse en esta etapa. La enfermedad periodontal es una lesión de los tejidos de unión del hueso al diente (ligamento), puede llegar a haber pérdida parcial de hueso y como consecuencia movilidad dentaria y hasta pérdida de piezas dentarias en casos extremos.
En el embarazo la mujer es más susceptible a la formación de caries. Se ha comprobado que el aumento en la ingesta de carbohidratos y azucares en etapa de gestación produce un cambio en la flora bacteriana bucal aumentando la formación de placa bacteriana, incrementando así el riesgo en la formación de caries.
Por ello es fundamental llevar una dieta sana y adecuada que debe ir de la mano de un buen cepillado de dientes y de una higiene y cuidado dental minucioso.
Muchas mujeres creen que el calcio es extraído de sus dientes durante la gestación y esta es la razón de la aparición de la caries; esto no es verdad, sin embargo, si el bebé necesita calcio, éste será provisto a través de la dieta por eso es importante una buena alimentación.
Aquí algunos consejos:

*Las mujeres que están planeando tener un bebé deben visitar al odontólogo para una revisión y tratamiento de cualquier problema bucal antes de quedar
embarazadas.
*No es aconsejable dejar los tratamientos dentales hasta después de embarazo. Existen algunos medicamentos y anestésicos que se pueden utilizar pero se debe
hacer primero una interconsulta con el médico de cabecera de la paciente.
*El primer trimestre de embarazo y el último son tiempos de relativo riesgo para algunos procedimientos odontológicos, ya que en el primero se está formando
el bebé y en el último el estrés podría ser un factor para un adelanto de parto. Por ello el segundo trimestre (entre el cuarto y sexto mes de embarazo) se
considera el momento óptimo para realizar tratamientos dentales.
*Es importante una buena técnica de cepillado, se recomienda utilizar un cepillo de cerdas blandas y pasar suavemente por cada una de las piezas dentarias y
esto debe hacerse tanto por la parte externa como interna. Recuerde que debe cepillar también la lengua. Asimismo se debe utilizar hilo dental y un enjuague
bucal suave para complementar una buena limpieza dental. Este procedimiento se debe realizar tres veces al día como mínimo y preferentemente después de cada comida
*Llevar una alimentación sana y equilibrada con los cuatro grupos de alimentos (carnes, cereales, verduras, frutas y lácteos).
*Evite consumir demasiados alimentos que contengan altas dosis de azúcar, ya que éstos dan lugar a la aparición de placas y la formación de sarro.
*Visite regularmente a su dentista.

Artículo escrito por: Miguel Ángel López Rubio, D.D.S.

Rehabilitación y estética bucal

Recent Posts
Contáctanos

Puedes enviarnos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Start typing and press Enter to search