Bullying: Cambios En Las Nuevas Formas De Aprendizaje En Casa

Las nuevas formas de aprendizaje en casa han provocado cambios en las formas de Bullying.

Para muchos niños el tener clases en casa se ha convertido en la mejor opción de aprendizaje pues ya no son víctimas de bullying por sus compañeros como cuando tenían clases presenciales.

Si bien el tener clases en casa ha sido complicado y ha causado temores, ansiedades y hasta desconfianza sobre si verdaderamente los niños lograrán aprender con esta nueva modalidad, muchos niños se sienten aliviados al no tener que estar en presencia de otros niños o adolescentes que los molestaban en tiempos de escuela.

Ser el niño listo de la clase, la niña más bonita, el tímido o el consentido de los profesores podía ser un motivo de burla o molestia para muchos niños.

El bullying se presenta más frecuentemente cuando existe el contacto presencial y en las escuelas es más común en las cafeterías, en los pasillos o cuando los chicos se encuentran solos con otros chicos.

Sin embargo, el estar en casa tomando clases no permite esta interacción entre los compañeros por lo que el acoso o casos de violencia ha disminuido… Sonará ilógico, pero no al 100% ya que pese a que los profesores que dan clases en línea en plataformas como zoom, teams o cualquier otro, están pendientes de lo que ocurre en sus clases no excluye que los alumnos sean molestados en los chats privados de la clase.

Las plataformas permiten a los maestros estar pendientes de las salas de conversación de sus alumnos, pero en la mayoría de las veces estos se las ingenian para enviarse notas, coquetear e incluso acosar o molestar.

El estar en casa tomando clases en línea permite que los maestros graben las sesiones y que los alumnos se sientan vigilados y con preocupación de que sean atrapados molestando a otros. Por otro lado, los padres tienen una mejor supervisión de los alumnos lo que implica que si escuchan o notan un comportamiento incomodo en sus hijos pueden solucionarlo más rápido que cuando están los chicos en clases en un aula.

Académicos de Universidades de Estados Unidos comentan que los acosadores se sienten supervisados todo el tiempo lo que ha provocado que sus prácticas amenazadoras sean relegadas a niveles muy bajos o nulos en tiempos de clases virtuales.

Por el lado de los niños que eran acosados o molestados física o verbalmente, los niveles de angustian, ansiedad y estrés han disminuido al sentirse protegidos en su ambiente y con sus familias; permitiendo una mayor concentración académica al no tener que preocuparse por ser molestados, dando paso, además, a mayor autoestima, mejoras en las horas de sueño, menos ansiedad y mayor participación escolar.

Para los más grandes, el uso de diversos tipos de interacción como crear chats por medio de apps de celular o redes sociales pueden generarles otro tipo de problemas al enviarse mensajes molestos, imágenes, emojis violentos, etc.

Otro problema

Otro problema que ha surgido es que los profesores para mantener un control de sus alumnos y sus actividades escolares piden que tengan encendida la cámara web todo el tiempo, y en algunos casos las cámaras están encendidas durante varias horas lo que permite observar las formas de vida y la intimidad de las familias. Deja ver las carencias o lujos que puedan llegar a tener los estudiantes dando pie a comparaciones y burlas o acosos. 

Existen algunas formas que los maestros podrían optar como permitir que los alumnos estén solo con el micrófono encendido o con un fondo virtual borroso o divertido que su función es permitir ver al alumno, pero elimina el fondo cambiando la imagen por un bosque, una escena de un comic, o dejar borroso el entorno sin que el niño que está frente a la cámara se deje de ver. Esto permitiría que los niños se encuentren en un ambiente neutro que no afecte emocionalmente al alumno que compara su entorno con el de otros niños.

¿Qué se debe de hacer para evitar el acoso escolar?
  • Es importante como padres estar al pendiente de lo que sucede con nuestros hijos todos los días. Mantener una oreja en sus clases y otra en nuestros asuntos laborales o de casa, sería lo ideal.
  • Al terminar las clases, preguntar todos los días cómo le fue, qué hubo nuevo, qué aprendió y procurar descifrar los mensajes de si fue molestado o acosado.
  • Si se tienen dudas de acoso, hablarlo abiertamente y explicar que en casa puede sentirse seguro y papá y mamá están para apoyar. Generar confianza.
  • Si el niño lo expresa abiertamente, investigar si el acoso fue durante las horas de clase y dentro de la plataforma que usa la escuela. En caso de ser positivo, se puede tener comunicación directa con el profesor responsable de la clase y pedir revise comportamientos de otros alumnos.
  • Si el niño es acosado continuamente, lo ideal es tomar una captura de pantalla o imprimir los mensajes que molestan a su hijo y presentarlo a las autoridades escolares. Ellos sabrán qué hacer.
  • Pueden bloquear al acosador si la comunicación no es vía las plataformas de uso escolar.
  • No intervenga como padre y regañe o amenace al acosador, eso podría perjudicar las cosas. Serán los profesores o administrativos quienes buscarán la mejor solución.
  • Si es nuestro hijo el que molesta (haciendo comentarios sarcásticos o usando emojis violentos hacia otros estudiantes en el chat), es importante conocer sus motivos y hablar sobre la importancia de ser un buen ciudadano digital, cómo ser empático, amable e inclusivo. Limite el tiempo de tecnología solo para el uso académico y evite que socialice hasta que comprenda y practique una buena relación tecnológica (siga las indicaciones puntuales de sus profesores o guías digitales).
  • Los chicos no solo son víctimas o acosadores, también pueden llegar a ser “espectadores” y cómo tal es importante enseñarles sobre las consecuencias de los actos de los acosadores y cómo estas afectan a quienes son víctimas. Es importante, enseñarles cómo evitar intimidar y cómo no ser intimidados y denunciar cuando conozcan un caso de acoso.

En cualquier caso, victimas, acosadores, espectadores o ninguno de ellos, los padres debemos aprovechar la oportunidad de tener una mejor relación padre e hijo al tratar diversos temas que apoyen a la socialización digital y mejoras al ser un correcto ciudadano digital.

Artículo escrito por Martha Aline de la Fuente
Influencer / Mtra. Consultora en Imagen Pública
Tal vez te interese leer:

Miopía: Población Infantil En Riesgo Por El Uso De Dispositivos Electrónicos

Home Office: Qué, Cómo, Cuándo, Dónde