La Camisa del Caballero

Independientemente del estilo y los colores de camisa que acostumbre adquirir tomeen cuenta unos puntos básicos para la elección de la buena camisa del caballero.

Una buena camisa lleva unas varillas de quita-pon siempre y cuando su cuello lo requiera. Este es el caso del cuello inglés o el del cuello italiano. En cambio no son adecuados para los cuellos blandos de las camisas con cuello de botones. Generalmente, las varillas son de plástico aunque algunos camiseros ofrecen varillas de latón. Pero sin importar el material, las varillas dan al cuello la curvatura necesaria y evitan que se levanten las puntas, en especial cuando la camisa se lleva con corbata.

Una buena camisa debe de llevar botones de nácar, estos botones son tan duros que pueden romper una aguja de máquina de coser.

En el ángulo entre la parte delantera y la trasera, a menudo se pone un trozo de tela triangular de refuerzo. Encontrarás este detalle en todas las buenas camisas, pero tan solo hay un camisero que lo utiliza como instrumento de marketing: Thomas Pink. Sus camisas siempre tienen un triángulo de tela de color rosa para recordar en todo momento al propietario la marca de la prenda.

En las buenas camisas la unión de la manga y el puño presenta varios pliegues. A menudo hay un  pequeño botón adicional por encima del puño que evita que la camisa se abra por el lado, algo que siempre queda muy feo, y que, cuando está abierto, permite subir mejor las mangas. En las camisas de calidad superior, el ojal está puesto en horizontal y no en vertical. Evidentemente, en las mejores camisas ese ojal, al igual que los demás, está cosido a mano.

Cuantas más puntadas tenga una costura, mayor aguante tendrá. Una buena camisa cuenta con unas 8 puntadas por cm. Siempre se cose con una única aguja o single needle, incluso en costuras dobles paralelas. La ventaja de esto es que las costuras son más precisas y que el tejido que hay en medio no se arruga al lavarlo. En camisas de calidad inferior, para las costura dobles se utiliza una máquina con dos agujas que consigue una costura paralela en la mitad del tiempo.

En las buenas camisas no se ahorra tela para evitar que sobresalgan del pantalón, tanto por el lado como por detrás. La pieza trasera suele ser ligeramente más larga que la de adelante. Así se consigue que esté bien puesta incluso al agacharse. El largo se considera correcto cuando al andar ambas partes son igual de largas.

Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

Recent Posts
Contáctanos

Puedes enviarnos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Start typing and press Enter to search

Cómo Cuidar La Ropa De Hombre - sana y hermosa