¿Cuánto es Fiebre en un niño?

La fiebre es muy frecuente en pediatría. Su presentación más frecuente es durante episodios virales. Siempre que hay fiebre, se debe revisar al paciente, ya que puede tratarse de enfermedades importantes. No todas las fiebres son infecciosas ni ameritan antibióticos.

La fiebre se puede definir como una elevación de la temperatura corporal por encima de la variación normal diaria (36.5 a 37.5°C). La febrícula es el rango entre normalidad y fiebre (37.5-38°C) y no amerita tratamiento, dejando fresco a los niños es suficiente. Fiebre es cuando llegamos a temperaturas mayores de 38.1°C. La mayoría son autolimitantes, es decir, se quitan solas. Las fiebres no complicadas son relativamente inofensivas y son importantes dentro del mecanismo inmunológico de defensa. Sólo cuando la fiebre excede los 40°C, se han reportado daños cerebrales, y no en todos los casos. Los antipiréticos son medicamentos que quitan la fiebre.

¿Cuáles son los datos que me deben preocupar, cuando mi hijo tiene temperatura?

Siempre repórtale a tu médico cuando tu hijo tiene fiebre. Pero los datos de mayor riesgo son:

Color: pálido, moteado, grisáceo, azulado

Actividad: No interacciona. Se ve enfermo ante tu médico, No puede mantenerse despierto. Débil, muy irritable o llanto continuo.

Respiratorio: Gruñe, frecuencias respiratorias mayores de 60/min. Retracción de las costillas muy marcado.

Hidratación: Piel reseca (falta de turgencia)

Otros: Edad 0-3 meses: temperatura >38°C.

Edad 3-6 meses: Temperatura > 39°C.

Fontanela deprimida, rigidez del cuello, convulsiones, vómito biliar (verdoso).

¿Cuándo y cómo debo tomarle la temperatura a mi hijo?

No se recomienda tomarle la temperatura siempre a un niño.  Los niños con fiebre se sienten cansados, tienen mal aspecto general, se ven pálidos y no tienen apetito. Su pulso y respiraciones estarán aumentadas, sus pies y manos estarán frías (más de lo normal) y su tronco estará caliente. Pueden quejarse de tener escalofríos.

¿Qué tan frecuente debo tomarle la temperatura?

Siempre debes estar al pendiente durante una enfermedad. Los antipiréticos tardan de 45 a 60 minutos en hacer efecto. No hay un tiempo correcto, pero cada vez que los veas decaído otra vez, debes tomársela.

¿Cómo debo tomarle la temperatura a mi hijo?

No se recomiendan ya los termómetros de mercurio. Se debe usar un electrónico preferentemente rectal, bien lubricado (jabón, crema o shampoo) en menores de 3 años. O uno de tímpano en mayores de 3 años (hay que jalar la oreja hacia atrás y hacia arriba para enderezar el conducto auditivo).

¿Qué son las convulsiones febriles?

Son crisis convulsivas que se presentan durante episodios de fiebre, no siempre en fiebres altas. Son más frecuentes entre los 3 meses y 3 años de edad. Se desconoce la causa. Son muy aparatosas para los padres, pero rara vez causan daños. Generalmente duran menos de dos minutos, pero en caso de durar más, se deben buscar otras causas. El uso de antipiréticos o métodos de enfriamiento, rara vez evitarán convulsiones febriles recurrentes. Todo paciente con recurrencias, deberá ser evaluado por un neurólogo. Cuando se presente por primera vez, esto no es necesario, ya que, en la mayoría de los casos, es presentación única.

¿Siempre debo de evitar la fiebre en mis hijos?

No. Aunque suene raro, la fiebre es buena. Es nuestro mecanismo de defensa contra infecciones y lo que hace es acelerar y madurar nuestro sistema inmunológico, creando mayor número de anticuerpos para evitar infecciones posteriores o enfermedades posteriores más graves. Obviamente no hay un parámetro que aplique a todos, pero en general puedes dejar la fiebre hasta 38.5 sin usar antipiréticos o antibióticos, pero siempre debe ser evaluado por un médico, esta decisión no debe ser tuya. El uso indiscriminado de antipiréticos puede enmascarar otros síntomas y dificultar el diagnóstico correcto de la causa.

¿Qué puedo hacer para bajarle la temperatura a mi hijo?

El uso de fomentos no es muy útil, consume mucho tiempo y tarda en bajar la temperatura mucho tiempo. Un baño de tina es lo más recomendable si no tienes antipiréticos a la mano. El agua nunca debe estar fría, debe estar tibia (como baño normal) y estar remojando la cabeza de tu niño continuamente. No hay un tiempo específico ni número de baños al día, todos son dependiendo la temperatura y su duración.

Nunca dejen a un niño sólo en la tina, siempre debe estar bajo vigilancia de un adulto, no de hermanos mayores.

Debe usar ropa ligera. La temperatura de la habitación debe estar alrededor de 18°C.

¿Cuándo un niño tiene fiebre, puede llegar a deshidratarse?

Sí. Cuando tu niño tiene fiebre, siempre le debes ofrecer líquidos extras y observar la frecuencia y características de la orina. Cualquier duda debes consultarla con tu médico. Se recomiendan bebidas frescas, no calientes. Y no debes suspender el seno materno.

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta. Pediatra – Neonatólogo.

Recommended Posts