La Audiometría es un examen que tiene por objeto cifrar las alteraciones de la audición en relación con los estímulos acústicos, resultados que se anotan en un gráfico denominado audiograma. Dicho estudio se realiza en pocos segundos, no es doloroso ni invasivo.

 

¿Cuál es la diferencia entre una audiometría y el tamiz auditivo?

 

Ninguna. El tamiz auditivo es el nombre que se le hace a la audiometría al nacimiento. El tamiz auditivo se puede hacer por audiometría o por cualquier otro método (potenciales evocados auditivos). La audiometría es mucho más barata y fácil de realizar.

 

¿Cuál es la causa de la pérdida auditiva?

 

Aproximadamente 1 de cada 500 bebés nace con pérdida auditiva o pierde la audición en la infancia. Las causas de la pérdida auditiva pueden deberse a cambios genéticos o ambientales, o ambos. En muchos niños, se desconoce la causa de la pérdida auditiva y nunca se llega a una. En caso necesario, se emitirá la recomendación de ser revisado por un otorrinolaringólogo.

 

¿Cada cuánto debo realizarle una audiometría a mi hijo?

 

No hay un parámetro preciso. Sabemos que por lo menos una vez en la infancia es suficiente (especialmente para ingresar a la primaria). Puedes solicitarla o se te recomendará cuando tu hijo tenga un golpe fuerte en la cabeza, infecciones repetidas del oído, alergias de difícil control, enfermedad grave y crónica con uso de múltiples medicamentos y/o antibióticos o simplemente cuando notes que no te escucha adecuadamente o necesita subirle mucho al volumen del televisor para ver la televisión.

 

 

 

Artículo escrito por: Dr. Carlos Armenta

 

Pediatra – Neonatólogo – Mtro. Administración y Dirección de Hospitales