Bancos De Leche Materna

Definitivamente la mejor leche para un recién nacido es la leche materna. Pero existen casos en que los bebés no pueden ser alimentados por la leche de su propia madre… ¿Es esto posible? Desafortunadamente, sí. Y es que a veces cuando los niños son prematuros, la madre aún no está lista para producir leche o no es suficiente; en otros casos las madres tienen que tomar medicamentos que hacen la leche tóxica para su bebé, otras mamás no pueden producir suficiente leche y en el peor de los casos, existen niños que se quedan sin su mami y no tienen opción de ser alimentados con leche materna. Sin embargo, existen los, cada vez más a nivel mundial, Bancos de Leche Materna. Estos bancos de leche proporcionan leche humana ya pasteurizada que recolectan de donantes cuidadosamente seleccionadas. La leche ayuda a proteger a los niños enfermos o prematuros contra severas infecciones, permitiéndoles sobrevivir y tener un desarrollo de mejor calidad.

Las Donadoras

Todas las donadoras son mujeres que saben que tienen una gran misión: la de ayudar a otro bebé a salir adelante con su amor anónimo. Son mujeres que tienen leche extra, de buena calidad y  están sanas. Estas donantes son entrevistadas  vía telefónica y una vez que pasan por dicha entrevista son citadas para hacer pruebas de sangre y pruebas en la misma leche.

¿Qué mujer no puede donar su leche?

  • Si ha consumido drogas ilegales
  • Si tiene SIDA (HIV), sífilis, hepatitis B o C.
  • Si la pareja sexual es una persona con riesgo de SIDA (HIV)
  • Consume tabaco
  • Si consume más de 2 gramos de alcohol al día
  • Paso por un trasplante de órgano o tejido en los últimos 12 meses
  • Ha sido transfundida de sangre o hemoderivados en los últimos 4 meses
  • Si ha estado en el Reino Unido por más de 3 meses (de 1980 – 1996)
  • Ha estado en Europa por más de 5 años desde 1980 a la fecha

El Proceso de la leche

Las personas encargadas de procesar la leche pasan por un estricto régimen de higiene que contiene restregar minuciosamente sus manos con jabones antimicrobianos; una vez limpias sus manos colocan guantes para poder manipular la leche para el proceso de pasteurización. La leche recolectada en contenedores se pasa a almacenar en frascos de vidrio, en estos frascos se agrega y mezcla la leche de 3 a 5 donadoras. Después se rellenan botellitas de 4 onzas (oz) antes de ser pasteurizadas. La leche se calienta  a baja temperatura siguiendo estrictamente  el método de pasteurización para eliminar cualquier tipo de bacteria o virus que pudiera contener y conservar los componentes beneficiosos de la leche materna. Durante el proceso de pasteurizado se toman muestras de la leche para cultivarla y verificar la existencia de crecimiento bacteriológico. Es en este momento que se elimina la leche que no sea apta para consumo, es decir, que contenga cualquier tipo  de  contaminante. La leche aceptada es congelada y almacenada para su entrega en hospitales y casas.

Algunos bancos son de entrega gratuita, otros tienen un costo, de cualquier forma la mayoría de los seguros de gastos médicos mayores no cubren este gasto. Antes de descartar la opción de recibir la leche pregunte a su aseguradora por este servicio.

Consulte con su pediatra, neonatólogo o Atención a Pacientes de su hospital en dónde puede obtener el servicio de un Banco de Leche Materna cerca de su localidad.

Artículo escrito por: Martha Aline De la Fuente

Mtra. Consultora en Imagen Pública

 

Recommended Posts